La Alianza y el año que tenemos por delante

Stephen Coertze

Una conversación con Stephen Coertze, director ejecutivo de la Alianza Global Wycliffe

¿Cuáles son algunas de los temas de interés para usted y los dirigentes de la Alianza en 2023?

Seguiremos enfocándonos en los aspectos de la traducción de la Biblia, en las influencias sobre el movimiento de traducción de la Biblia y en la colaboración. Esos siguen siendo los aspectos críticos de lo que hacemos, el contexto en el que lo hacemos y también la forma en la que queremos funcionar y gestionar.

Estos tres aspectos también nos ayudan a entender cómo es la interacción entre profesionales reflexivos. Es algo que queremos inculcar continuamente por medio de la influencia en nuestras organizaciones de la Alianza. Siempre abordamos nuestro ministerio desde una posición reflexiva. Luego, la reflexión siempre alimenta la práctica y se convierte en una evaluación de nuestra práctica. Es una reflexión seria y colectiva.

En este sentido, este año se están celebrando diversas Global People Conversations [Conversaciones Mundiales] entre las organizaciones de la Alianza. La primera acaba de celebrarse en Alemania. ¿Cuál es la idea básica que hay detrás? 

Una de las preguntas que tratamos de abordar es cómo responder a quienes desean servir en la misión en medio de las realidades cambiantes del mundo. Ya hemos convivido con algunas de estas realidades por algún tiempo, pero se han acentuado con la COVID y estos interrogantes siguen abiertos después de la COVID. La pandemia ha hecho que la gente se plantee diferentes cuestiones sobre la vida y sobre cómo abordarlas.

Algunas de nuestras organizaciones más históricas de la Alianza se establecieron en torno al concepto empresarial y misionero de la dotación de recursos. El papel de la organización de la Alianza era recaudar fondos para SIL. Tenían que encontrar personas y dinero para enviarlas al campo a traducir la Biblia. Debido a la forma en que estaban estructuradas las finanzas, cuantos más reclutas se enviaban al campo, más fondos se obtenían y más estable era la organización desde el punto de vista financiero. Luego, con los años, empezamos a ver situaciones en las que el reclutamiento sufría altibajos. Y esto trajo consecuencias financieras para las organizaciones.

Una conversación global de personas celebrada del 16 al 19 de enero de 2022 para participantes de 16 organizaciones de la Alianza de Europa. La reunión se llevó a cabo en Karimu, el centro de conferencias de Wycliffe Germany en Holzhausen. Agnieszka Domagla, (Wycliffe Polonia), Lene Nielsen (Wycliffe Dinamarca), Agnes Lid (Wycliffe Noruega) y Bea Balmer (Wycliffe Suiza) en una mesa de debate.

Hasta tal punto que algunas organizaciones de la Alianza no podían garantizar su supervivencia, ¿verdad? ¿Cuál es la situación actual?

Algunas han cambiado de énfasis. Ahora tienen una nueva esperanza de vida y un futuro, porque ya no se consideran organizaciones de recursos, sino más bien una influencia de la iglesia para que la gente participe de la misión o de la traducción de la Biblia. Así que ahora tienen que determinar qué tipo de estructura necesitan para apoyar ese tipo de ministerio. Esto no es lo mismo que enviar gente y reclutarla para la traducción de la Biblia. Todo el modelo cambia.

Estas cuestiones no eran nuevas, pero, la pandemia, ¿las hizo más urgentes?

Estábamos haciendo cambios graduales, y creo que necesitamos ofrecer una mejor respuesta a quienes sirven en la misión, para ayudar a nuestras organizaciones de la Alianza a entender el contexto mundial en el que estamos reclutando y enviando gente, pero también para responder a las realidades a las que se enfrentan después de la COVID.

¿Podría describirnos algunas de esas realidades?

Una de ellas son los avances tecnológicos. Por ejemplo, ¿se necesita al misionero tradicional en el campo? ¿Tiene que hacer las maletas e irse a vivir a otro lugar? ¿O puede trabajar desde su casa? ¿Cuáles son las limitaciones? ¿Cuáles son las ventajas? Son preguntas que debemos hacernos.

Otra es la agencia local. En el mundo de la misión en general, los nacionales (las comunidades lingüísticas, las iglesias, los escenarios sociales, las comunidades locales) están asumiendo la responsabilidad de su futuro, de su destino. Cuando llegó la COVID, los misioneros fueron retirados de sus contextos de campo y los locales continuaron con la obra. Hoy por hoy en las iglesias se escucha esto: “Ahora le hemos demostrado al mundo que podemos funcionar por nuestra cuenta. No necesitamos que los expatriados vengan a decirnos cómo debemos hacer las cosas”.

Estuve hablando con uno de nuestros directores. Habían contratado a la pareja perfecta, muy preparada, muy capaz, pero no había ningún campo que los quisiera. Consideraban que era costoso que esta gente viviera entre ellos, ya que tienen lugareños que pueden hacer los trabajos por cuenta propia.

Cabe la pregunta: ¿Todavía hay espacio para que los extranjeros se trasladen a otro país y sirvan en la misión, especialmente en la traducción de la Biblia? Mi respuesta es sí, pero tenemos que conversarlo. ¿Qué significa eso para quienes estamos en esto de la traducción de la Biblia? Va a ser diferente. Y las iglesias seguirán replanteándose sus enfoques de misión: dónde van a invertir sus fondos, dónde van a asignar a su personal, a sus misioneros.

Nadie pensaría que la pandemia fue algo bueno, pero por lo visto Dios obró en medio de ella, y hasta la utilizó.

¿Qué dijo Winston Churchill? “Nunca dejes que una buena crisis se desperdicie”. Creo que esta es una de esas crisis que nos han ayudado a pensar de otra manera: a revisar nuestras costumbres y a reflexionar sobre las nuevas realidades a las que nos enfrentamos. Por eso celebramos estas Global People Conversations [Conversaciones Mundiales]. Reflexionamos en estas cuestiones para poder adaptar nuestros métodos en consecuencia, e incluso encontrar mejores formas de ocuparnos de los misioneros.

Desde la izquierda: Wong Fook Meng (Wycliffe Malaysia), Ruben Dubei (director del área de Europa) y Stephen Coertze en la reunión del Equipo de Liderazgo de la Alianza en Malasia, febrero de 2023. Foto: Phil Prior

¿En qué otras nuevas realidades están pensando?

La escalada migratoria es una de ellas. El desplazamiento de las comunidades lingüísticas exige un enfoque diferente de la traducción de la Biblia y de nuestro trato con la gente. Para mí, esto es un potencial para las organizaciones de la Alianza del territorio europeo. Tradicionalmente han sido organizaciones de recursos, pero ahora estas organizaciones tienen la oportunidad de ver lo que ocurre en sus propios países. Según Progress.Bible, todavía hay 51 idiomas que necesitan traducción en Europa. Para estas organizaciones, disponer de estos recursos y, al mismo tiempo, tener más comunidades lingüísticas en sus propios países, les abre una oportunidad diferente. ¿Cómo pueden acercarse a estas comunidades lingüísticas? ¿Qué significa esto para el reclutamiento? ¿Qué significa esto para la utilización del personal que está sirviendo en otras partes del mundo, que tal vez están terminando su responsabilidad? Junto con la iglesia, pueden empezar a buscar estrategias y la manera de llegar a estas comunidades lingüísticas.

Otra realidad es la disparidad en la disponibilidad de recursos. Quiero que superemos la idea de que el hemisferio sur se queda con los recursos humanos y Occidente con el dinero. Quizá sea cierto, pero ese no debería ser nuestro modelo: el hecho de que las organizaciones tradicionales de envío se consideren las financiadoras de la obra de traducción de la Biblia en el hemisferio sur. Porque eso tiene que ver con cuestiones de poder. Con cuestiones de dependencia. Y esto también entra en la conversación.

Ya ha mencionado a la iglesia y su relación con la traducción de la Biblia. ¿Podría explayarse al respecto?

La iglesia está cada vez más dispuesta a asumir la responsabilidad de la traducción de la Biblia, a participar directamente, no solo a financiar la traducción de la Biblia mediante los miembros de iglesia que envían a las agencias. La iglesia necesita una participación más directa. Esto no es igual para todas las iglesias. Hay muchas iglesias que probablemente no hayan cambiado su forma de pensar después de la COVID. Pero en general esto es lo que estamos viendo.

Un ejemplo es el creciente movimiento misionero indígena en Latinoamérica. En varias iglesias se oye decir: “Queremos embarcarnos en la traducción de la Biblia”. Por un lado, resulta hiriente cuando nos preguntan si les damos permiso para hacerlo, como si las organizaciones de traducción de la Biblia tuvieran los derechos de esta obra y ellos necesitaran nuestro permiso. Tienen todo el derecho a traducir la Biblia. Pero como custodios de la traducción bíblica a lo largo de los años, tenemos la responsabilidad de acompañar a estas iglesias y proporcionarles todo lo necesario para poder realizar una traducción bíblica de calidad.

Esto aborda la cuestión de los hablantes nativos en la traducción. Formar, equipar y dotar de recursos a todas estas iglesias para que participen. Tiene que ver con la traducción íntegra de las Escrituras, porque no solo quieren el Nuevo Testamento. Quieren la Escritura completa. Y también plantea una serie de cuestiones sobre el asesoramiento.

Hay muchos formatos o modelos en los que esta tarea puede llevarse a cabo. No estamos pidiendo un ámbito en el que la iglesia haga el trabajo y nosotros la acompañemos y nos limitemos a brindar recursos, por ejemplo. Estamos hablando de colaboración. De diferentes modelos de colaboración en los que nuestras organizaciones de la Alianza puedan ayudar a la iglesia a encontrar el modelo adecuado que funcione en cada contexto en el que siga habiendo necesidad de traducir la Biblia.

El equipo de liderazgo de la Alianza con Lay Leng Tan y Wong Fook Meng de Wycliffe Malaysia, febrero de 2023, Malasia. Foto: Phil Prior

Y eso sin mencionar los cambios que tantas iglesias viven en relación con la pandemia.

Una gran cantidad de iglesias han perdido muchos miembros activos durante la COVID, debido a los servicios en línea o porque simplemente no han vuelto a la iglesia. Hemos visto una reducción de la asistencia o de la participación activa en la vida de la iglesia. ¿Qué significa esto de cara al futuro? No podemos dar por sentado que vamos a recibir la misma atención por parte de la iglesia después de la COVID que antes de la COVID. La relación entre las organizaciones de la Alianza y la iglesia probablemente cambió, especialmente en lo que se refiere al reclutamiento de personal para la misión.

Al parecer, las zonas del mundo en las que la iglesia se ha estancado son las mismas en las que la iglesia ha delegado las misiones en otros. Y donde se ve a la iglesia más vibrante es donde todo está unido. ¿Es eso cierto?

Utilicemos un país hipotético. Si esa es la percepción general de la iglesia (que ha dejado sus responsabilidades misioneras a una agencia de misión, y ahora esta agencia de misión está empezando a temblar y a perder el foco porque ya no encuentra reclutas, o encuentra los reclutas y el campo no los quiere) ¿qué le están comunicando a la iglesia? Si la organización no tiene la capacidad de replantearse su papel y sus costumbres, ¿qué le va a transmitir a la iglesia? Y la iglesia se distanciará aún más de la misión.

Lo mismo sucede en el sentido contrario. Cuando la iglesia dice: “Hemos confiado en la agencia de misión y esta no puede ayudarnos a encontrar el rumbo, así que averigüemos a dónde más podemos ir para participar de la misión”. Por ende, esto puede revitalizar algo en la iglesia, o simplemente pueden buscar otra organización donde enviar a su gente. Es un debate complejo, pero esta es la realidad a la que nos enfrentamos.

En el pasado usted mencionó que el movimiento de traducción de la Biblia se encuentra en un gran contexto policéntrico, con muchas otras voces que ahora se suman a la mezcla. Además de la vinculación directa de la iglesia, ¿qué más ve?

Múltiples agencias e iniciativas nuevas dedicadas a la traducción de la Biblia. No solo vemos nuevas incorporaciones al movimiento de traducción de la Biblia, como JuCUM y otros. También vemos nuevas iniciativas de traducción de la Biblia. Un ejemplo es el laboratorio de innovación de Every Tribe Every Nation (ETEN). Ellos prestan atención a lo que ocurre en el mundo de la traducción de la Biblia y buscan formas de responder, probando diferentes tipos de iniciativas y haciendo recomendaciones al mundo de la traducción de la Biblia.

¿Cómo responden las organizaciones de la Alianza a estas nuevas organizaciones? ¿Empezarán, por ejemplo, a ver la posibilidad de destinar personal a JuCUM o a otras organizaciones? ¿Podrían incluso hacer quedar a su personal para que participe de iniciativas sin tener que enviarlo al campo misionero a trabajar bajo otra organización? Luego está la colaboración entre estas múltiples agencias e iniciativas. Esto también requiere un enfoque diferente del personal ministerial.

Esto plantea interrogantes a nuestros modelos tradicionales de reclutamiento y envío, y por eso necesitamos debatir sobre ello, para comprender el actual contexto mundial de envío. ¿Cómo podemos aprender de esto para adquirir sabiduría colectiva? Es complejo. No se trata solo del mundo tradicional que envía, sino también del mundo tradicional que recibe, que está respondiendo a las nuevas realidades. Por ende, tenemos diferentes contextos que responden a estas nuevas realidades y a lo que esto implica para el movimiento de traducción de la Biblia en general.

Esto parece remitirnos a las Global People Conversations [Conversaciones Mundiales] como una forma de afrontar algunas de estas cuestiones.

Queremos adquirir sabiduría colectiva y a la vez mantener esta conversación en las cuatro regiones mundiales de la Alianza. Cada zona aporta una mezcla única a la conversación.

En el territorio europeo tenemos muchos modelos de envío tradicionales. En la región asiática del Pacífico tenemos una combinación de modelos tradicionales de envío, pero también modelos de recepción y nuevas iniciativas; por ejemplo, una cantidad de iglesias de Indonesia que participan directamente de la traducción de la Biblia. En la región africana, nos encontramos con nuestras organizaciones receptoras tradicionales, pero también con organizaciones que reclutan para sus propios contextos. Pero ahora estamos empezando a ver que algunas de estas organizaciones comparten sus recursos humanos con otras organizaciones. En el Continente Americano también nos encontramos en un contexto único. En Norteamérica vemos organizaciones mundiales con presencia a nivel mundial. Por lo tanto, su enfoque es totalmente diferente al de las demás. Si giramos nuestra vista a América Latina, nos encontramos con un movimiento misionero muy dinámico que aporta entusiasmo al movimiento de traducción de la Biblia, y viceversa.

Por eso es tan importante la conversación mundial, porque nos ayuda a obtener una visión única desde diferentes perspectivas de la participación de la gente en el ministerio de la traducción de la Biblia.

Este tipo de conversaciones también están cambiando el último modelo, ¿verdad? ¿Primero llevar a cabo las cuatro conversaciones por regiones y después la conversación mundial conjunta?

Sí. Esas cuatro conversaciones marcarán la pauta para el tipo de debates y resultados que necesitamos a nivel mundial. ¿Cómo nos adaptamos acertadamente a estas realidades cambiantes en función de la gente que sirve en la misión?

Todo esto es para ayudar a las organizaciones de la Alianza a entender los cambios y a adaptarse según lo que necesiten en sus propios contextos, pero también nos ayuda a nosotros, como Alianza, a entender la dinámica a nivel mundial, ya que tenemos movimientos de gente entre organizaciones y también personas que son destinadas en comisión de servicio a organizaciones externas a la Alianza.

Quizá podríamos adoptar una perspectiva más amplia por un momento. Sé que estará de acuerdo en que todo esto se basa en un movimiento del Espíritu Santo, ¿verdad?

Por supuesto.  Dios está edificando su reino. Y el reino de Dios es más grande que las iglesias tradicionales que participan de la misión y que las agencias de misión tradicionales. Dios está obrando en este mundo y no debería sorprendernos que haya un crecimiento del cristianismo en las comunidades. Allí donde hay un nuevo movimiento del Espíritu de Dios en las comunidades, la iglesia va a ser sensible al llamado de Dios en su vida y deseará comprometerse con lo que Dios está haciendo en este mundo.

No quiero decir que la traducción de la Biblia sea un fruto al alcance de la mano. Pero no se necesita mucho para que la gente entienda que si la Palabra de Dios no está disponible en el idioma materno de las personas, estas van a tener dificultades para entender de qué se trata la iglesia, de qué se tratan las Escrituras. Así que tendrán el deseo de participar en la traducción de la Biblia.

Debe de ser emocionante echar un vistazo a algunas de las conversaciones que se están dando en relación con el papel de la iglesia en todo esto.

Creo que este es uno de los temas que, junto con las conversaciones, va a aportar nuevas ideas al movimiento de traducción de la Biblia. Cuando examinamos la traducción del texto, esto podría desafiarnos en el abanico de traducciones literales y de diccionario, por un lado, y de traducciones muy abiertas, a mano alzada, por el otro. Este ha sido un conflicto permanente y nos va a ayudar a pensar de manera diferente y a tener las conversaciones necesarias para entender los desafíos que la iglesia va a poner sobre la mesa en relación con la traducción de la Biblia. Va a ser un reto, pero también una conversación útil para que podamos actualizar nuestras prácticas y nuestra forma de abordar la traducción de la Biblia. Así que estoy entusiasmado con lo que esto va a conllevar.

También hay algunas dudas, ¿verdad?

Algunos han dicho que este no va a ser el futuro de la traducción de la Biblia porque hay muchas anécdotas de iglesias que quieren empezar a traducir y luego no les va bien. Quizá sea cierto. Del mismo modo, tenemos muchas anécdotas de nuestros inicios en la traducción de la Biblia donde tampoco nos fue bien. Pero maduramos. Crecimos. Desarrollamos nuestra comprensión. Ahora nos encontramos en un contexto excepcional en el que hay organizaciones especializadas en traducción bíblica que pueden acompañar a la iglesia, participar y colaborar con ella. Alcanzamos a ver que la iglesia ha madurado mucho más rápido en lo que respecta a la iglesia en sí y también al ministerio de la traducción de la Biblia.

Con tanto que ocurre en el mundo ahora mismo, estas cosas, ¿no generan una sensación de falta de familiaridad? ¿Como si lo que nos ha traído hasta aquí no fuera precisamente lo que nos hace avanzar?

No cabe duda de que estamos entrando en una nueva era para la Alianza, debido al contexto mundial que nos rodea y también a los conocimientos que hemos adquirido mediante los debates misiológicos que hemos tenido hasta ahora. Todo esto nos prepara para entrar en un mundo cambiante.

Creo que la crisis rusa-ucraniana ha profundizado la complejidad del mundo post-COVID. Si seguimos las noticias, está claro que se trata de un problema mundial. Y esta situación no se está calmando. Así que va a seguir afectando la economía mundial, los viajes, las infraestructuras. Además, se avecina una crisis en Taiwán.

En resumen, llevamos años hablando de un mundo VICA: volátil, incierto, complejo y ambiguo. Pero además, el mundo es cada vez más inestable. Esto está afectando la misión. Afecta las relaciones geopolíticas, la economía, todo lo que se quiera incluir en ese campo. Y también estamos asistiendo a un mayor atrincheramiento ideológico de diferentes grupos en todo el mundo. Todo ello está provocando una gran inestabilidad en el mundo.

¿Dónde nos deja la VICA como movimiento de traducción de la Biblia?

Nos está llevando a una nueva era en materia de misión. Vislumbro que el papel creciente de las organizaciones de la Alianza será en el ámbito de la colaboración y la facilitación. Creo que este es el contexto creciente y cambiante que vamos a ver. ¿Qué significa esto para nosotros como Alianza? ¿Como organizaciones de la Alianza? ¿Cómo nos posicionamos en esta complejidad que vemos desplegarse ante nosotros?

Quiero ser optimista, porque este es el mundo de Dios y Dios está expandiendo su reino y cumplirá sus propósitos. Creo que las cosas van a seguir intensificándose y haciéndose cada vez más difíciles hasta el momento en que Cristo regrese. Así que si este es el nivel de complejidad que tenemos ahora, se necesitará un movimiento de Dios para producir un reavivamiento que cambie las cosas de una manera que aún no podemos comprender.

Salvo eso, en el futuro inmediato creo que las cosas van a ser cada vez más complejas y difíciles.

A pesar de todas estas dificultades, ¿qué le está mostrando Dios para que usted diga que las cosas van a estar bien?

La Palabra de Dios nos da esperanza. Volvamos a Hebreos 11 (la fe es lo que no se ve) y confiemos en que Dios va a cumplir aquello a lo que nos ha llamado. Ahí es donde reside nuestra esperanza, en la confianza de que Dios va a cumplir su misión y sus propósitos.

Y tenemos una promesa en el Evangelio de Mateo —1:23 donde el ángel dice que Jesús será llamado Emanuel, Dios con nosotros. Y luego el mismo evangelio termina con el capítulo 28 donde Jesús llama a su iglesia a la misión y dice: “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones”. Y luego termina como empezó: “He aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”.

Dios con nosotros. Él nos ha dado esa promesa y ahí es donde reside la esperanza.

El otro día escuché una conversación interesante en la radio. No tenía nada que ver con el cristianismo, pero el locutor decía que la capacidad de la humanidad para existir siempre ha sido seguir viviendo para el futuro. Así que sigue trabajando en el jardín, sigue haciendo reparaciones en tu propiedad, sigue buscando trabajo y ganándote la vida, y esa es la manera de poder existir. Si traslado eso al ministerio de la traducción de la Biblia, sigamos haciendo lo que Dios nos ha dado, con esta esperanza de que Dios está con nosotros y estará con nosotros para siempre.

Otra metáfora de esto es la esposa de pie delante el Cordero, cuando alguien pregunta: “¿quiénes son, y de dónde han venido?” Entonces él responde: “Estos son los que han salido de la gran tribulación” (Apocalipsis 7:13, 14). Estaban vestidos de blanco porque Dios los había redimido y Dios estaba con ellos. Aun en medio de la tribulación. Lo vemos en todos los profetas: Israel fue llevado varias veces al cautiverio y Dios estuvo con ellos. Siempre los llamaban dondequiera se encontraran para mejorar el país. Para mejorar el reino. Incluso para potenciar a quienes estaban por encima de ellos para que pudieran tener una vida mejor en el contexto en el que vivían.

Y esto es lo que tenemos que hacer con la traducción de la Biblia. Seguimos haciendo del mundo un lugar mejor, no solo para la vida después de la muerte. En todo lugar donde se lleve adelante la traducción de la Biblia deseamos ver la transformación de las comunidades y de las personas. Porque cuando se construye el reino de Dios, hay luz y hay vida.

Aun en medio de la complejidad.

Entrevista: Jim Killam, Alianza Global Wycliffe

Últimas actualizaciones

Ver todos los artículos

01/2024 Américas

Narrar la historia bíblica

Puede que algunos se lleven una sorpresa al ver que un museo forma parte de las organizaciones de la Alianza Global Wycliffe. Sin embargo, los líderes del museo Maná comparten la pasión por inspirar a la gente a explorar la Biblia, su historia y teología.

Lea más

12/2023 Asia, Filipinas

Ver a Dios desde un lente del Antiguo Testamento

Tras terminar exitosamente el Nuevo Testamento en 2009, el pueblo harayoparlante, en colaboración con la Asociación de traductores de Filipinas, descubre más de Dios al traducir el Antiguo Testamento.

Lea más

11/2023 África

Cómo logró CABTAL traducir nueve Nuevos Testamentos en regiones devastadas por la violencia

En algunas partes de Camerún, el trabajo de traducción casi se detiene debido a una crisis sociopolítica que se ha cobrado la vida de 6000 personas desde el año 2017. Aun así, incluso mientras huían por sus vidas, los traductores continuaron redactando borradores de las Escrituras en sus idiomas. Isaac Genna Forchie, miembro del personal de CABTAL y nativo de la región de Bamenda al noroeste de Camerún, viajó a algunas de las zonas afectadas para recopilar historias de primera mano de los equipos de traducción. Jesse Ganglah «Estábamos grabando la historia de la Pascua en idioma lus cuando nos enteramos de que venían los soldados», recuerda Jesse Ganglah, facilitador de grupos que sirven en la Asociación Camerunesa de Traducción de la Biblia y Alfabetización (CABTAL, por sus siglas en inglés). «En ese momento, los soldados estaban furiosos y no se tomaban el tiempo de diferenciar a los separatistas de los civiles, así que todos huían de la aldea». «Todos corrían el riesgo de que les dispararan. La gente huía por el monte hacia Nigeria con sus colchones o colchonetas y demás pertenencias y con sus niños. Aunque se olvidaron la computadora, un valiente traductor se enfrentó al peligro de volver a buscarla». Esta es una de varias historias sobre cómo los traductores bíblicos del noroeste y el sudoeste de Camerún, regiones de habla inglesa, han estado lidiando con una crisis sociopolítica violenta que casi detiene el trabajo de traducción. Aun así, contra todo pronóstico, en los últimos dos años completaron nueve Nuevos Testamentos. Sobre la violencia Estos disturbios civiles comenzaron cuando abogados y docentes anglófonos dejaron de trabajar en octubre de 2016 a modo de protesta por el «intento deliberado» del gobierno central de eliminar dos de sus valores fundamentales: el derecho consuetudinario y el subsistema de educación anglosajón. El gobierno respondió con una feroz represión contra la disidencia, que dio como resultado un aumento de las tensiones y nuevos enfrentamientos a medida que surgía un movimiento separatista. La situación empeoró hasta convertirse en un conflicto armado que todavía perdura y que se ha cobrado las vidas de 6000 personas y ha desplazado a más de 765 000, de las cuales 700 00 eran refugiados en el vecino país de Nigeria y entre los que se encontraban los traductores que huyeron con sus computadoras. Algunos incluso volvieron a ser amenazados por Boko Haram. El proyecto en ngwo, uno de los idiomas que se hablan al noroeste de Camerún, fue uno de los que se las vio cara con cara a la crisis. «Como no terminamos nuestra tarea en 2017, decidimos llevarnos las computadoras a nuestras casas», rememora Siphra Nde. Esa resultó ser la razón por la cual sus computadoras se salvaron. «Cuando nos fuimos, prendieron fuego toda la plaza del mercado, incluida la oficina del proyecto». «Ese fue el último día que utilizamos la oficina», recuerda. Si bien otras personas podían huir hacia tierras remotas en búsqueda de seguridad, para Nde, con 54 años, niños y padres ancianos, era más difícil. Aun así, al día siguiente, caminaron por el monte hasta un lugar cercano a la capital regional, Bamenda. «Le suplicamos a CABTAL y nos enviaron un automóvil para ir a Bamenda y estar seguros», afirma Nde.  «Caminamos por más de 10 horas. Tras llegar a Bamenda, conmocionados, debimos enfrentar otro desafío: conseguir un lugar para dormir». La prima de Nde la hospedó a ella, a sus hijos y a sus padres por dos semanas hasta que Nde pudo alquilar una pequeña habitación donde vivieron varios años. Siphra Nde Trabajar en medio de disparos A punta de pistola, otros como Protus Effange tuvieron que demostrar que solo eran traductores de la Biblia y no espías. «¿Estás seguro de que estás haciendo la obra de Dios?», le preguntó el hombre armado al traductor de bakwere. «El barrio de nuestra oficina cerca de Muea se convirtió en un campo de batalla para separatistas y soldados», recuerda Effange. Casi se les pone fin a las actividades de alfabetización e interacción con las Escrituras. «Recuerdo una vez que estábamos en un taller ―relata Effange―. Nos habíamos reunido y habíamos orado. Cuando estábamos por comenzar, oímos disparos ensordecedores que nos hicieron dispersar». Protus Effange  Privados de la Palabra de Dios La traducción de la Biblia es una tarea compleja y desafiante que requiere dedicación, pericia y colaboración. Por tanto, las crisis de este tipo en todo el mundo suponen una gran amenaza. Los proyectos son retrasados o deben ser cancelados o suspendidos debido a la violencia, los desplazamientos, la inseguridad, la falta de recursos y la demora en las comunicaciones, por lo que millones de personas se han visto privadas de acceder a la Palabra de Dios en su propio idioma. En 2020, se suspendieron unos 30 proyectos de traducción en el país vecino de Nigeria a causa del terrorismo. Por otro lado, la guerra entre Ucrania y Rusia continúa planteando un gran peligro para la traducción de la Biblia en las antiguas naciones soviéticas.  Los desafíos nuevos producen innovación En Camerún, desafíos similares causaron el mismo efecto. Sin embargo, esto impulsó a CABTAL a pensar en algo más allá de lo común. «Antes de la crisis, los traductores podían viajar libremente entre las comunidades para realizar borradores de las Escrituras sin miedo, los alfabetizadores se desplazaban con facilidad y los consultores podían visitar las comunidades. Hasta que, de repente, todo cambió», recuerda Emmanuel Keyeh, director general de CABTAL. «Se ha vuelto difícil incluso que la gente pueda reunirse en un mismo lugar». Si bien esto ha provocado incertidumbre, no sucedió lo peor que podría haber sucedido gracias a que CABTAL ayudó a los traductores que huyeron con sus computadoras y borradores hacia zonas más seguras y a la vecina Nigeria. «Los llevamos a lugares a los que podían acceder los consultores de traducción», dijo Keyeh.   Acceder a las necesidades básicas se volvió un desafío. «CABTAL nos dio algunas bolsas de arroz y algo de dinero para nuestros gastos», recuerda Siphra Nde, quien, de esta manera, pudo continuar realizando el borrador del Nuevo Testamento en ngwo. Las actividades de alfabetización se salieron de lo tradicional y adoptaron una nueva forma. «Animamos a las comunidades a involucrarse con la alfabetización urbana y digital», dijo Keyeh. Cuando cerraron las escuelas, los maestros alfabetizadores que enseñan en ngwo siguieron a los estudiantes a las iglesias y a sus escondites, donde se siguió enseñando y ellos siguieron aprendiendo. Dr Emmanuel Keyeh Lufang Frutos que traen esperanza Al igual que los equipos de ngwo y bakwere, los de los idiomas mankon, ngie, moghamo, essimbi, mmen, esu y weh vivieron experiencias únicas. No obstante, su gran esperanza está en el recién terminado Nuevo Testamento en estas lenguas, que ha sido compuesto y enviado a imprenta. En este momento, las comunidades están recaudando fondos y movilizándose para su dedicación. El año pasado, antes de fallecer, su venerado líder tradicional mankon, Fon Angwafo III, recibió con alegría la copia de los traductores. «La presentó a los pastores y nos asignó un terreno para que construyamos un centro de alfabetización donde también podamos traducir el Antiguo Testamento», dijo Magerate Ndenge, una traductora de mankon. El equipo de bakwere espera que la traducción tenga un gran impacto. Uno de los traductores recuerda cuando visitaron a un anciano custodio de su lengua. «A pesar de que estaba enfermo, queríamos que escuchara una porción de las Escrituras que tradujimos para confirmarnos si sonaba natural», dijo Protus Effange. El custodio invitó a todos sus hijos y nietos a la sesión. «Mientras leía, vi que le caían lágrimas de los ojos. Me detuve y le pregunté si sus dolores estaban empeorando. Y él me respondió: “Estás leyendo directamente a mi corazón”». Este hombre, que no podía mantenerse erguido, de repente se puso de pie y caminó hacia los traductores para despedirlos cuando regresaban. Effange espera con ansias la manera en que el Nuevo Testamento completo impactará a su comunidad. Habían establecido una fecha para la dedicación, pero la pospusieron porque su Nuevo Testamento no llegó cuando lo esperaban inicialmente. «Nos parece raro que, incluso en medio de esta situación sociopolítica, la productividad haya aumentado», explicó Keyeh, el director general de CABTAL. Añadió que la innovación le ha dado a la gente de la diáspora la oportunidad de aprender a leer y escribir en sus idiomas, ya sea de manera virtual o en persona. «Si bien han surgido desafíos, los ajustes nos han permitido ver resultados bastante formidables de lo que Dios está haciendo en estas comunidades». El equipo de mfumte continúa con la traducción de su Nuevo Testamento en este espacio que les donó amablemente una iglesia de la aldea vecina de Magba. ••• Descripciones de las fotos: (Créditos de las fotos: Isaac Genna Forchie) Las organizaciones de la Alianza pueden descargar las imágenes de este artículo.


Lea más