Del Quebrantamiento

Durante la pesadilla de Sudáfrica, Stephen Coertze encontró esperanza

Mucho antes que Stephen Coertze fuese designado como Director Ejecutivo de la Alianza Global Wycliffe, él era Detective Agente Stephen Coertze de la Policía Sudafricana.

El servicio militar era obligatorio para los jóvenes, de raza blanca, y este hijo de pastor y futuro líder ministerial se encontró a sí mismo en un conflicto. Para mediados de los 1980s, Sudáfrica había explotado en violencia regional en protesta al apartheid, el sistema de supremacía de la raza blanca de segregación racial. El presidente declaró un estado de emergencia.

“Fue un tiempo violento,” comenta Stephen. “Algunos en una sola comunidad se desquitaban su enojo el uno contra el otro.”

Varados en una ladera durante una semana llena de violencia, el escuadrón de Stephen descansó tarde una noche. Su trabajo era impedir que las personas trataran de herirse el uno al otro.

“Las estrellas estaban brillando y las chozas eran muy visibles alrededor de nosotros,” recuerda Stephen. “Yo estaba acostado sobre la llanta de repuesto de mi Land Rover Defender, vestido con mi equipo antimotines, esperando que irrumpiera el caos.

“Fue casi como que si escuchara una voz audible que me decía, ¿esta es la forma en que deseas traer paz y restauración a las personas que están destituidas?”

Luego, mirando a las estrellas, él pensó en el libro de Genesis. Él se preguntaba: Si Dios quiere que nosotros seamos una bendición a las naciones, y Él puede hacer que los hijos de Abraham puedan ser tantos como la arena en la playa o las estrellas en el cielo, ¿qué tiene guardado para mí con todo esto?

El alcance del apartheid

Esta no era la primera vez que Stephen había cuestionado lo que estaba sucediendo en su país. Habiéndose criado en el tiempo antes de los 1980s, los niños de raza blanca en los suburbios pensaban que la segregación eran algo normal. Los buses llegaban a la ciudad por la mañana, y las personas de raza negra se bajaban de ellos para ir a sus trabajos. Durante la noche, ellos desaparecían nuevamente en los buses para irse a sus casas.

Sin embargo, el apartheid confrontaba a todos, aun en lugares donde las razas no se mezclaban. Los hombres jóvenes de todo el país estaban entrando a la guerra y perdían sus vidas. Los ejércitos antiapartheid cruzaron a países vecinos para protegerse, y la fuerza de Defensa Sudafricana los atacó allí.

En la escuela secundaria, Stephen se enteró que el apartheid lo alcanzaba a él también.

“Para ser un verdadero (descendiente holandés) Afrikáner, tenías que pertenecer a una de las tres iglesias reformadas, tenías que ser blanco, y tenías que hablar afrikáans,” describe Stephen. Su padre pastoreaba una iglesia bautista y los padres de su madre eran del Reino Unido. Por lo tanto, a Stephen no se le permitía participar en ninguna de las actividades del movimiento estudiantil cristiano.

“Así que tenías esta segregación y quebrantamiento aun entre iguales,” él dice. “Todo aquello comenzó a levantar preguntas sobre la moralidad del sistema, aun antes de ver hacia las personas de otro color.”

Sus padres siempre habían enfatizado la misión en la iglesia. Stephen tenía problemas reconciliando el apartheid con el amor hacia todas las personas de todas las naciones. Luego como oficial de policía, él podía ver como esto despedazaba a su país.

“Todos en aquella época – no importaba en qué lado de espectro político estuvieras – todos estábamos comenzando a visualizar que esto no podría ser el futuro para Sudáfrica. Debe de haber una manera diferente de avanzar.”

Los miembros de la Junta de la Alianza Global Wycliffe rodean a Stephen Coertze durante una oración en 2019 posterior a su elección como el próximo Director Ejecutivo.

‘Pasión por el quebrantamiento’

Stephen está agradecido que, durante su servicio policial, nunca tuvo que hacer nada que violara su conciencia. De hecho, él afirma que su experiencia ha aumentado su amor por las personas.

“Yo pienso que, en mi caso, trajo una pasión por el quebrantamiento. Por personas que están quebrantadas/ Por personas que son abusadas por el sistema. Abusadas por el poder. Personas que están siendo utilizadas para los intereses de otros.” Viviendo bajo, y saliendo del apartheid, y ahora viviendo en un nuevo sistema en Sudáfrica, proporcionó a Stephen una perspectiva única para dirigir la Alianza Global.

«Aprendí a vivir con, y entre aquellos, que son radicalmente diferentes a mí en casi todos los sentidos, pero al mismo tiempo, casi exactamente iguales a mí», el comenta. “He desarrollado la habilidad de vivir en, navegar, y proveer liderazgo en un contexto de interrupción. He ayudado a otros a navegar sus propios contextos de caos. Estamos trabajando a través de ámbitos teológicos distintos, ámbitos políticos distintos, distintas nacionalidades y culturas. Creo que todo esto fue un excelente campo de entrenamiento para el lugar donde estamos ahora como Alianza.”

 

Articulo por Jim Killam, Alianza Global Wycliffe

06/2022 Europa

Las organizaciones de la Alianza continúan enfocándose en Ucrania.

En su quinto mes, la guerra sigue trastornando la vida y el ministerio...

Read more

05/2022

Poner la mesa

Una de las formas en que la Alianza Global Wycliffe puede fomentar la ...

Read more

04/2022 Global

La traducción de la Biblia y la Iglesia.

La iglesia mundial no es solo un agente de traducción de la Biblia. E...

Read more