La fidelidad en las cosas pequeñas produce gran regocijo

Santiago 4:2 «Pero no tenéis lo que deseáis, porque no pedís».

En junio del 2020, Marleen Frost, miembro de la junta directiva de Wycliffe Dinamarca, inició una sesión de oración en Facebook que se lleva a cabo cada dos semanas. Al principio de la pandemia, no parecía un buen momento para poner en funcionamiento una nueva iniciativa, pero Marleen nos cuenta por qué fue tan importante para ella confiar en Dios:

“Sé por experiencia que se puede lograr mucho más en el Reino de Dios cuando oramos. Me entristecía el hecho de que vivía a 300 km del sitio donde tenía lugar un pequeño grupo que oraba por Wycliffe. Durante el confinamiento por la enfermedad del coronavirus [COVID-19], me di cuenta de lo fácil que era orar en grupo, a través de Facebook, a pesar de la distancia”.

Muchas personas distintas se han unido a estas sesiones de oración: miembros y amigos de Wycliffe Dinamarca. Esto les ha permitido también orar con un consultor de traducción de Kenia patrocinado por Wycliffe Dinamarca. A veces solo una o dos personas se reúnen para orar, pero Marleen explica por qué continúa:

“La experiencia de lograr un cambio me ayuda a seguir adelante. Sentir el poder de Dios me produce gozo. Los comentarios alentadores de las personas que se unen al grupo me dan fuerza”.

Explica que liderar esta iniciativa la motiva y le produce alegría:

“Dios me motiva ayudándome con la oración cuando nos reunimos. Por lo general, tengo problemas para hablar, expresarme y encontrar las palabras adecuadas, pero cuando oro siento el poder del Espíritu Santo”. Los comentarios de los demás participantes también son alentadores. Y por supuesto, Dios contesta las oraciones.

Dios ha bendecido el pequeño grupo de diferentes maneras. Marleen comparte su entusiasmo al ver cómo Dios ha respondido sus oraciones:

“Un estudiante se puso inesperadamente en contacto con Lene (Directora de Wycliffe Dinamarca) en nuestra oficina para saber cómo podía servir como voluntario. Participaron más jóvenes de los que esperábamos en una reunión que organizó Lene”.

Señala también que no siempre se ven los resultados de lo que se hace, pero que eso no significa que Dios no trabaje:

“Aunque a veces solo hay una o dos personas reunidas cuando transmito en directo, he oído que otras personas lo ven después y se unen en oración. Nunca sé cuántos, pero estoy segura de que Dios puede impresionar a otros para que lo vean y oren por los temas, siempre que sea necesario. De este modo, las transmisiones en directo son un recurso”.

Confiando en Dios, Marleen y Wycliffe Dinamarca empezaron algo pequeño, y han encontrado gozo y experimentado la ayuda de Dios para continuar incluso en tiempos difíciles.

Últimas actualizaciones

Ver todos los artículos

09/2022 Filipinas

En y a través de una pequeña comunidad

Luego de casi 50 años de trabajo de traducción, el pueblo Barlig en ...

Lea más

08/2022 Africa

En Mozambique la traducción une

Incluso antes de que un solo verso se tradujera, un proyecto de traduc...

Lea más

07/2022 Philippines

El proceso de traducción de la Biblia

El proceso de traducción de la Biblia de Wycliffe Global Alliance en...

Lea más