Día Mundial de Oración por la Traducción de la Biblia

11 de noviembre 2023

Fruit on display in a market in Lima, Peru.

El Dios de la abundancia

A lo largo de toda la Escritura vemos muchos ejemplos de la generosa provisión de Dios para sus hijos, no solo como nación sino también como individuos y grupos pequeños. En Éxodo 16 vemos cómo Dios proveyó alimento a los israelitas en el desierto en la forma de maná y codornices. La provisión del maná fue tan abundante y consistente que los israelitas lo comieron por 40 años hasta que entraron a la tierra prometida. En Juan 21 leemos cómo el Señor Jesús proveyó para sus discípulos. Habían estado pescando toda la noche y no habían pescado nada. Imagínense lo cansados y frustrados que se sentían. Justo cuando estaban a punto de rendirse, vieron que Jesús los llamaba desde la orilla. Les dijo, "Echad la red a la derecha de la barca y hallaréis". "Así lo hicieron, y era tal la cantidad de pescados que ya no podían sacar la red", y arrastraron "la red llena de pescados, pues estaban a escasos cien metros de la orilla".

Al reunirnos este año con motivo del Día Mundial de Oración por la Traducción de la Biblia, aprovechemos esta ocasión para celebrar lo que Dios ha hecho.

  • Tomemos tiempo para compartir historias de cómo Dios ha provisto y nos ha mostrado su abundancia a nivel personal y a nivel de organización. No olvidemos las muchas maneras que Dios emplea para proveernos de cosas buenas.
  • Celebremos el amor y la generosidad de Dios mientras adoramos.

 

Historias de la abundancia de Dios

Dando a Dios lo que le pertenece - Malasia

Un ciclo de generosidad – Tailandia

Animados por la generosidad - Reino Unido

La generosidad produce gozo - Camerún

La generosidad de Dios - Papúa Nueva Guinea

Generosidad para la gloria de Dios - Ghana

La abundante provisión de Dios - África occidental

Historias de resiliencia - Américas

Historias de la abundancia de Dios - Malasia

 

Nuestra sed

¿Ha notado que muchos de nosotros estamos cansados, desanimados, distraídos y en apuros? ¿Bajamos el ritmo de vida lo suficiente como para sentirnos satisfechos con todo lo que Dios tiene para nosotros? ¿Tiene sed de una mayor presencia y justicia de Dios? Incluso al orar, ¿nos distraemos? ¿Están nuestras mentes ocupadas en otras cosas? Dios promete llenar esa necesidad profunda de nuestros corazones, esa necesidad que solo él puede satisfacer:

Mateo 5:6 NVI

6 "Bienaventurados [gozosos, nutridos de la bondad de Dios] los que tienen hambre y sed de justicia [los que buscan activamente una buena relación con Dios], porque serán [completamente] saciados".

Isaías 55:1-2 

"¡Vengan a las aguas
    todos los que tengan sed!

¡Vengan a comprar y a comer
    los que no tengan dinero!

Vengan, compren vino y leche
    sin pago alguno.

¿Por qué gastan dinero en lo que no es pan,
     y su salario en lo que no satisface?

Escúchenme bien, y comerán lo que es bueno,
    y se deleitarán con manjares deliciosos".

En el vídeo, consideramos una metáfora que refleja la abundancia de Dios: un banquete. Cada cultura festeja de una manera diferente, pero casi todas incluyen el banquete en la celebración. Con frecuencia hay alimentos específicos que se reservan para los banquetes, y tienen un significado o un sentido especial. Podemos entonces esperar los manjares deliciosos del Dios del universo.

Contrastemos esto con la comida chatarra. Cuando se come, puede que sepa bien. No suele ser cara y podemos comerla de prisa. Pero pronto deseamos más, aunque nos haga sentir insatisfechos y aletargados. A corto plazo, el daño ocasionado por la comida chatarra es leve, pero si seguimos comiendo en demasía ganaremos peso, nos sentiremos faltos de energía y posiblemente empezaremos a tener problemas de salud. Asimismo, las distracciones de este mundo no nos satisfacen a un nivel profundo del alma. Dios nos invita a que acudamos a él para sentirnos satisfechos, en lugar de buscar saciarnos con las muchas distracciones de este mundo. Puede que requiera disciplina, pero en su presencia, sobre todo cuando permanecemos en él, experimentamos su amor, su misericordia, su perdón, su benignidad y su bondad. A medida que pasamos tiempo sin prisa con él, nuestras almas se restauran y nos fortalecemos para continuar siguiéndolo y sirviéndolo.

 

Formas de permanecer en él:

Considere la posibilidad de incluir algunos de los siguientes aspectos en su Día Mundial de Oración:

Servicio de adoración

Reflexión silenciosa

Lectio Divina

Reflexión bíblica

Confesión 

 

Historias de lo que hacen las Organizaciones de la Alianza para ser partícipes de la abundancia de Dios

Reflexión sobre el sábado

 

Cómo responder a la abundante generosidad de Dios hacia nosotros

En Juan 21, Jesús proveyó abundantemente a los discípulos, pero luego los invitó a que contribuyeran a la comida que iban a disfrutar con lo que les había proporcionado en abundancia. Jesús también demostró cómo podemos participar de su generosidad por medio de la historia de la alimentación de los 5.000 en Juan 6. En esta historia, aunque Jesús y los discípulos habían intentado retirarse a un lugar tranquilo para descansar, miles de personas buscaban a Jesús. Inmediatamente demostró su preocupación por ellos preguntando a su discípulo Felipe cómo iban a dar de comer a tantos. Felipe Respondió: "Ni con el salario de ocho meses podríamos comprar suficiente pan para darle un pedazo a cada uno" Estoy seguro de que este sentimiento hace eco en muchos de nosotros cuando nos enfrentamos a grandes necesidades y pocos recursos. Es fácil sentir que no podemos hacer nada. Sin embargo, debido a que un muchacho "insignificante" estuvo dispuesto a compartir lo que tenía, Jesús realizó un milagro asombroso. ¿Qué hará Dios si compartimos el dinero, el tiempo, la experiencia, la sabiduría o la comprensión limitados que tenemos? Como este joven, al final es posible que nos sobre más de lo que teníamos al principio.

Respondamos con generosidad:

  • Dediquemos tiempo a orar por las necesidades de los movimientos de traducción de la Biblia. Podríamos utilizar los Streams of Prayer (Torrentes de Oración), contactar a otras organizaciones de la Alianza para preguntarles qué necesidades tienen, visitar las redes sociales, etc.
  • Leer historias de organizaciones de la Alianza que muestran actos de generosidad por medio del cual reciben la abundancia de Dios.
  • Invitemos a compañeros a pasar el día con Dios. Pregúnteles cómo puede servirles con generosidad.

También puede considerar en oración estas preguntas y permitir que Dios responda a su situación particular:

  • ¿Dónde ha notado una mentalidad de escasez y cómo esto impacta el movimiento de traducción de la Biblia?
  • ¿Qué cambios o hábitos podemos adoptar para experimentar y compartir mejor la abundancia de Dios?
  • ¿Tiene nuestro trabajo prioridad sobre nuestra relación con Dios? ¿Estamos demasiado ocupados?

 

Recursos

Últimas actualizaciones

Ver todos los artículos

03/2024

Informando, enseñando, inspirando: Un taller en Papúa Nueva Guinea enseña a contar historias en vídeo a las comunidades lingüísticas

Un taller en Papúa Nueva Guinea enseña a contar historias en vídeo a las comunidades lingüísticas

Lea más

03/2024 A nivel mundial

Proyectándonos hacia el 2024

A medida que discurre el año, nos maravillamos de la obra de Dios en este mundo que cambia tan rápido. Esperamos con ansias las múltiples reuniones y conversaciones que buscarán unirnos más.

Lea más

01/2024 Américas

Narrar la historia bíblica

Puede que algunos se lleven una sorpresa al ver que un museo forma parte de las organizaciones de la Alianza Global Wycliffe. Sin embargo, los líderes del museo Maná comparten la pasión por inspirar a la gente a explorar la Biblia, su historia y teología.

Lea más