Recursos útiles: Día Mundial de Oración de Wycliffe – 11 de noviembre de 2022

Ejercicios de oración

Lectio Divina- Guía del líder

El siguiente esquema describe brevemente cómo dirigir un momento de Lectio Divina, una forma de oración meditativa. (Para más detalles sobre lo que es la Lectio Divina y cómo hacerla, vea este recurso de Oración 24-7.)

La Lectio Divina puede realizarse de forma individual o en grupo. En un entorno de grupo, el líder/facilitador:

  • Recibe a los participantes, los anima a ponerse cómodos y asegura al grupo la confidencialidad.
  • Ofrece una visión general del proceso y de los resultados deseados. (Hay seis secciones en el proceso, con mucho tiempo entre cada sección para relajarse, escuchar a Dios y responderle.)
  • Indica a los participantes qué materiales podrían ser útiles, como una Biblia, algo para escribir (un teléfono o un iPad).
  • Indica la duración aproximada de la sesión.
  • Asegura que no hay respuestas «correctas». El propósito es que pasemos tiempo con Dios y su Palabra y escuchemos lo que quiere decirnos.
  • Dirige a los participantes al pasaje de las Escrituras elegido (según la situación, el pasaje puede estar ya impreso o las personas pueden utilizar sus Biblias o dispositivos para encontrarlo).
  • Deja mucho tiempo entre cada sección para que la gente pueda relajarse y escuchar a Dios.

1. Leer parte de o todo el Salmo 30.
Invite al Espíritu Santo a venir y guiar al grupo. Lea el pasaje lentamente, en voz alta si es posible. Léalo dos veces, con un minuto de silencio en el medio (tenga cuidado de no precipitarse). No dude en pedir a otros que lo lean en voz alta, para que haya variedad de voces.

2. Deleitarse
La palabra «reflexionar» también podría usarse aquí, pero «deleitar» señala mejor el objetivo de esta sección. Al meditar sobre el pasaje, invite a los participantes a deleitarse en una palabra o frase en la que se hayan fijado más que en otras durante la lectura. Anímelos a escribir esta palabra y a empezar a reflexionar sobre lo que Dios podría estar diciéndoles. Pregunte: «¿Cómo le habla esta palabra a su vida?»

Sugerencia para el grupo: Después de descansar un momento en el pasaje, motive a las personas del grupo a decir simplemente la palabra/frase en la que se han fijado; que se limiten a ella. Mientras lo hacen, exhórtelos a reflexionar sobre lo que Dios podría estar diciéndoles a ellos o al grupo (en esta etapa nadie dice nada más que una palabra o frase).

3. Volver a leer
Lean el pasaje una vez más.

4. Responder
Invite al grupo a expresar en oración lo que sienten que Dios les está diciendo. Anímelos a que le digan cómo se sienten alentados o desafiados por lo que les está diciendo. Pida que la semilla de su Palabra en sus corazones desarrolle una verdad profundamente arraigada que lleve a la fecundidad en sus vidas.

Sugerencia para el grupo: Deje espacio para que la gente haga oraciones cortas, contando lo que Dios está diciendo a través del pasaje en particular.

5. Descansar
Invite al grupo a simplemente tomarse un tiempo para dejar que Dios los envuelva en su amor, y que la palabra que les ha dado descanse sobre ellos.

Invite al grupo a simplemente tomarse un tiempo para dejar que Dios los envuelva en su amor, y que la palabra que les ha dado descanse sobre ellos.

6. Resolver
Para terminar, anime a los miembros del grupo a expresar una forma en que pueden vivir la palabra que ha penetrado en sus corazones.

Sugerencia para el grupo: Dirija un momento en el que los participantes puedan compartir entre ellos cómo Dios les está hablando personalmente o como grupo. Pídales que consideren cuál podría ser una respuesta adecuada. Anote y mencione los puntos comunes que surgen cuando las personas comparten. Termine con una oración.

Salmo 30

1 Te exaltaré, Señor,
porque me levantaste,
porque no dejaste que mis enemigos se burlaran de mí.

2 Señor mi Dios, te pedí ayuda
y me sanaste.

3 Tú, Señor, me sacaste del sepulcro;
me hiciste revivir de entre los muertos.

4 Canten al Señor, ustedes sus fieles;
alaben su santo nombre.

5 Porque solo un instante dura su enojo,
pero toda una vida su bondad.
Si por la noche hay llanto,
por la mañana habrá gritos de alegría.

6 Cuando me sentí seguro, exclamé:
«Jamás seré conmovido».

7 Tú, Señor, en tu buena voluntad,
me afirmaste en elevado baluarte;
pero escondiste tu rostro,
y yo quedé confundido.

8 A ti clamo, Señor Soberano;
a ti me vuelvo suplicante.

9 ¿Qué ganas tú con que yo muera,
con que descienda yo al sepulcro?
¿Acaso el polvo te alabará
o proclamará tu verdad?

10 Oye, Señor; compadécete de mí.
¡Sé tú, Señor, mi ayuda!

11 Convertiste mi lamento en danza;
me quitaste la ropa de luto y me vestiste de fiesta,

12 para que te cante y te glorifique, y no me quede callado.
¡Señor mi Dios, siempre te daré gracias!

Otros recursos

Hay muchos recursos de oración disponibles en wycliffe.net que pueden compartirse y utilizarse durante el Día de Oración, ¡y durante todo el año! Estos incluyen temas de oración, videos y guías de oración.

Puede hallar recursos de oración adicionales en los siguientes sitios web:

Encuentre más videos de oración en:

Orar por las organizaciones de la Alianza: Estas páginas de oración ofrecen ideas informativas para orar por las organizaciones que participan en el ministerio de la traducción de la Biblia.

Otras historias:

Haga clic para volver a:

Últimas actualizaciones

Ver todos los artículos

09/2022 Filipinas

En y a través de una pequeña comunidad

Luego de casi 50 años de trabajo de traducción, el pueblo Barlig en ...

Lea más

08/2022 Africa

En Mozambique la traducción une

Incluso antes de que un solo verso se tradujera, un proyecto de traduc...

Lea más

07/2022 Philippines

El proceso de traducción de la Biblia

El proceso de traducción de la Biblia de Wycliffe Global Alliance en...

Lea más