Los planes de Dios son mejores

Estaba previsto que Greg y Rachel Shipp llegaran a México en agosto de 2020 con sus dos hijitas. La familia se estaba preparando para trabajar con las comunidades de lenguas indígenas en Oaxaca, una ciudad del sur de México, pero esos planes tuvieron que cambiar cuando la COVID-19 llegó al escenario mundial. Los Shipp trabajan actualmente en Maningrida, Territorio del Norte, con la Sociedad Australiana de Lenguas Indígenas (AuSIL). Comparten con Wycliffe Today lo que descubren a medida que confían en Dios en tiempos de incertidumbre.

Rachel entrevistando a una mujer en Maningrida durante una encuesta de idioma

Faltaba muy poco para viajar a México antes de que llegara la pandemia. ¿Qué sintieron cuando tuvieron que aplazar los planes?

Ambos: Al igual que muchos otros en todo el mundo, esta alteración en los planes nos decepcionó. Estábamos entrando en ritmo para recaudar fondos y promover nuestro proyecto de México. De repente, nos topamos con la pregunta: “¿Y ahora qué?” Luego hablamos con Wycliffe sobre otras posibilidades y nos enteramos de que AuSIL necesitaba ayuda para trabajar con encuestas de idiomas en el Territorio del Norte.

¿Qué están haciendo en Maningrida?

Greg: Mi tarea en México iba a ser trabajar en el Ministerio Nacional de Finanzas, una oportunidad para hacer uso de las habilidades y conocimientos matemáticos para los que he estudiado, en un lugar donde Rachel también pudiera usar sus habilidades lingüísticas. México parecía una situación hecha especialmente para nosotros y nuestra familia. Pero vine a Maningrida sin un papel específico. Fue una incómoda lección de humildad. Luego, un día, hablando con la gente de finanzas de AuSIL, descubrí que necesitaban ayuda en su departamento de finanzas, por lo que fue una decisión sencilla sumarme al equipo.

Rachel: Yo actualmente trabajo haciendo encuestas de idiomas, evaluando diferentes necesidades de traducción de la Biblia para las comunidades en el Territorio del Norte. Estaré cumpliendo el mismo rol si llegamos a ir a México, así que esta es una gran oportunidad para capacitarme. Estudié Investigación Social en la universidad y nos enseñaron pasos específicos de investigación a seguir al entrevistar a personas sobre sus necesidades lingüísticas. Pero principalmente he estado haciendo una investigación “paralela”, ya que le hago preguntas a la gente relacionadas con el contexto de nuestras conversaciones. La iglesia ha estado pidiendo ayuda, así que me guio por lo que esta quiere. Esto ralentiza el trabajo, pero tiene sentido: la gente está muy predispuesta a las relaciones. ¡No tenía idea de cuánto trabajo de traducción quedaba por hacer en Australia! Hay 10 idiomas solo aquí en Maningrida. Hasta el momento, analicé estos 10, reduje el enfoque a dos y luego me concentré en uno.

¿Cuál es su consejo para quienes luchan con un cambio de planes o circunstancias?

Ambos: A Dios no le preocupan los pormenores. Quizá sientan que “el plan” para su vida se ha visto frenado, pero Dios tiene todo bajo control. Durante varios años hicimos planes de llegar a México en 2020 y todo iba bien hasta que apareció la COVID-19. Tuvimos que encontrar un “Plan B”, pero después de estar en Maningrida por un tiempo, podemos ver que Dios está usando este tiempo para prepararnos. ¡Sus planes siempre son mejores!

Greg and Rachel Shipp (del sitio web de Wycliffe Australia)
Usado con permiso

Últimas actualizaciones

Ver todos los artículos

09/2022 Filipinas

En y a través de una pequeña comunidad

Luego de casi 50 años de trabajo de traducción, el pueblo Barlig en ...

Lea más

08/2022 Africa

En Mozambique la traducción une

Incluso antes de que un solo verso se tradujera, un proyecto de traduc...

Lea más

07/2022 Philippines

El proceso de traducción de la Biblia

El proceso de traducción de la Biblia de Wycliffe Global Alliance en...

Lea más