La traducción de la Biblia y la Iglesia.

La iglesia mundial no es solo un agente de traducción de la Biblia. En un panorama más amplio, la iglesia es el objetivo de la traducción de la Biblia. Hablamos sobre esto con Hannu Sorsamo, director de Wycliffe Finlandia.

Hannu Sorsamo

¿Podría contarnos sobre alguna de las formas en las que ha pensado en el papel de la iglesia en la traducción de la Biblia? ¿Tanto dentro de Wycliffe Finlandia como con los colegas de la Alianza?

Se produjo un gran cambio a nivel mundial. Cuando el movimiento Wycliffe se convirtió en la Alianza, no incluyó solo a las organizaciones occidentales, sino quizá, y de forma más significativa, a las denominaciones eclesiásticas del sur global, quienes pueden tener una perspectiva diferente sobre el papel de la iglesia en la traducción de la Biblia.

Creo que hubo un gran cambio en considerar a la iglesia como un agente de traducción de la Biblia. Si vemos el documento de Filosofía de la Traducción de la Biblia de la Alianza, esto se expresa con claridad: el papel principal de la iglesia como agente de traducción de la Biblia. Sin embargo, para nosotros es desconcertante aún, cómo no vemos que la iglesia se presente o se vea como el objetivo de la traducción de la Biblia. Así que creo que esa es la otra parte a considerar. Se hace mucho énfasis en que la iglesia tenga la responsabilidad de traducir, pero quizá no el suficiente en que la iglesia sea el objetivo, la meta de la traducción bíblica en sí misma, el por qué traducimos.

¿A qué cree que se debe esa diferencia?

Todavía no estoy seguro. Tuve muchas conversaciones sobre cómo nosotros, como organizaciones de traducción de la Biblia, estamos conectados con la traducción y otras actividades. Y, como resultado, surgen las Escrituras traducidas. Y luego, el relato habitual dice que el Espíritu Santo toma esas Escrituras traducidas y las convierte en individuos, comunidades y naciones transformadas.

Por supuesto que no tengo nada en contra de incluir al Espíritu Santo en nuestra teología y estrategia. Pero, desde una perspectiva exclusivamente pragmática, parece que hay una gran brecha entre el producto de las Escrituras traducidas y el impacto. En conjunto, incluso como Alianza Global Wycliffe, parece que no tuviéramos mucho que decir sobre lo que surge entre el producto y el impacto.

Así que esta es mi gran pregunta. Veo el cambio en el que la iglesia es vista como el agente central de la traducción de la Biblia, pero no tanto como un objetivo. 

¿Diría que esto podría reflejar un pensamiento muy individualista sobre la fe?

Creo que el individualismo es parte. Es una generalización muy amplia, pero creo que, en general, las misiones occidentales, incluyendo las agencias de traducción de la Biblia, tuvieron una narrativa que fue fuertemente influenciada por nuestra cultura individualista.

En Wycliffe Finlandia a menudo participamos en conferencias y eventos de nuestros socios en el verano. Hace tres o cuatro años tuvimos una actividad. Creo que participaron unas 2,000 personas. Les hicimos una pregunta simple: “¿Por qué vale la pena traducir las Escrituras?”. Había cuatro opciones, y para votar se usaron bolas de colores que podían dejar caer en un tubo. Las dos opciones principales eran: “Para que las personas se conviertan en cristianos”, y “Para que una iglesia de lengua materna pueda crecer”. Y había también otras dos opciones: “Para preservar el lenguaje y la cultura”, y “Para acelerar el regreso de Cristo”.

La que tuvo más votos fue, por supuesto, la de las personas que llegan a la fe, y luego una pequeña proporción de los votos fue de las personas que pensaban que era para el crecimiento de la iglesia de lengua materna. Toda la narrativa que contamos, las frases de marketing que usamos durante décadas, es: “Al traducir las Escrituras, las personas pueden leerlas y descubrir la verdad de Dios y convertirse en cristianos”. Básicamente es la forma en que contamos la historia.

Entonces, el mensaje es que la traducción de la Biblia lleva a una transformación personal.

Así es. A menudo se ha contado desde una perspectiva muy individualista. Y luego descubrimos la realidad de que en muchas culturas en las que participamos en la traducción de la Biblia, las personas nunca leen algo por su cuenta, solos. Ni la Biblia ni tampoco nada más. Si las personas leen algo, lo hacen en comunidad. Y si hay algún impacto a través de las Escrituras, es por medio de las iglesias que usan las Escrituras. Ese es el vehículo del Evangelio que se propaga en comunidad.

Pero nosotros, en occidente, no estamos acostumbrados a contar esas historias. Venimos de una cultura más individualista, pero también muy literaria. Estamos rodeados de libros. Desde muy pequeños nos acostumbramos a leer cosas y a leer por nuestra cuenta. Y venimos de la tradición de la reforma. El objetivo de traducir las Escrituras a la lengua del pueblo era que ya no estuvieras bajo la autoridad de la iglesia. Podías estudiar la Palabra de Dios por tu cuenta y sacar tus conclusiones. Como dicen en las redes sociales: “Haz tu propia investigación”.

Eso no ha salido muy bien últimamente.

No. Pero es parte de nuestra historia, es parte de nuestra historia de reformación. Asumimos que la misma historia funciona a nivel mundial, en cualquier parte. Ese es el discurso de ventas que usamos para contar nuestra historia al público.

Al darse cuenta de esto, ¿qué está haciendo Wycliffe Finlandia para cambiar de dirección?

Es una buena pregunta. ¿Cómo lo ponemos en práctica? Pensar en el papel de la iglesia en la traducción de la Biblia tiene varios aspectos con los que luchamos en los últimos años. Creo que avanzamos bastante en nuestra relación con la iglesia aquí en Finlandia, la forma en que vemos la iglesia como agente de envío y cómo vemos nuestro propio papel. Pero no creo que hayamos avanzado mucho en la práctica en la cuestión de cómo debería afectar a nuestras asociaciones y a nuestros envíos, al considerar a dónde enviamos a las personas y qué hacemos con ellas. Creo que todavía nos enfrentamos a esa cuestión.

Me gustaría decirles que ya no enviamos personas a proyectos de traducción de la Biblia cuando el proyecto no está planeado y no se ejecuta de forma que apoye el surgimiento y el crecimiento de la iglesia. Me gustaría decirlo, y creo que algún día podríamos escribirlo en algún lugar. Pero, actualmente, no tenemos la capacidad de tener estas conversaciones.

¿Por qué?

Es un tema muy delicado. Y es un acto de equilibrio en cierto modo. Por un lado, decimos que no queremos imponer nuestra agenda. Queremos escuchar a nuestros socios. No queremos avanzar con nuestras propias suposiciones y luego decirle a nuestros socios qué es lo que deberían hacer. Pero, por otro lado, creo que nos sentimos muy seguros sobre el papel de la iglesia, y nos gustaría ver a nuestra gente servir en puestos y proyectos que sean importantes.

Usted conoce sobre el tema de las traducciones no utilizadas, o lo que yo llamo “traducciones de caja”. No nos interesa enviar personas a traducir por el simple hecho de tener el libro. Pero, de hecho, tener ese tipo de relación con nuestros socios y ese nivel de conversación en el que podamos participar de verdad en el debate, es algo en lo que invertimos ahora, pero todavía no lo logramos.

¿Cómo ve el papel de la tecnología en todo esto? ¿La capacidad de mirarse a los ojos en línea marca la diferencia en el avance de este tipo de pensamiento?

Posiblemente. Creo que es una buena herramienta. Nos permite mantener conversaciones más frecuentes con nuestros socios sin viajar, eso es algo importante. Pero no creo que la tecnología sola resuelva el tema. Se necesita invertir tiempo y personal. En realidad, soy un poco pesimista sobre desarrollar una relación por medio de Zoom, sobre suponer que una vez que tenemos muchas llamadas por este medio, que compartimos la misma visión y estamos en la misma página, podemos discutir sobre temas abiertamente. Sigo creyendo en el cara a cara, en conocer a la gente en su propio entorno.

En las últimas dos semanas, hice unas 15 entrevistas de trabajo con aspirantes a nuestro puesto de Coordinador de Misiones. Prácticamente estamos invirtiendo, y lo hacemos con la esperanza de encontrar a una persona que tenga ese tipo de capacidad para tener conversaciones transculturales y para desarrollar asociaciones transculturales de una manera mejor que la que hemos hecho previamente.

Cuénteme un poco sobre la presentación en el Foro de las Personas en enero. ¿Hubo uno o dos puntos principales que quiso dejar a la audiencia?

Se trataba de la iglesia, pero más de nuestra relación con la iglesia aquí. En Wycliffe Finlandia, ya no queremos ver a la iglesia como un proveedor de recursos para nuestro trabajo, sino que nos gustaría vernos sirviendo a la iglesia, tanto en la construcción de la visión como al enviar personas para la iglesia. 

A veces nos enredamos en la semántica. Está muy de moda decir: “No enviamos personas, ayudamos a las iglesias a enviar personas”. Bueno, sí, eso podría expresar parte de nuestro deseo, pero creo que, en términos prácticos, seguimos enviando personas. Así que no estoy evitando esa frase. Pero la cuestión es que, no enviamos a la gente independientemente de la iglesia, enviamos a la gente en nombre de la iglesia. 

Les daré un ejemplo práctico de cómo cambiamos nuestro proceso de afiliación. La iglesia de origen, junto con el solicitante, ingresa en nuestro proceso de afiliación. Así que no iniciamos el proceso de afiliación con nadie a menos que su iglesia de origen le acompañe. No los enviamos y no los tenemos en cuenta en el proceso de solicitud, porque si lo hiciéramos, entonces lo que estaríamos diciendo en realidad es que el objetivo es que se envíe a estas personas. En cambio, ahora decimos que nuestra misión no es enviar gente. Nuestra misión es fortalecer la participación de las iglesias y comunidades cristianas en la traducción de la Biblia.  

Cuando compartí esto con algunos de mis colegas, a veces la respuesta fue: “Bueno, eso está muy bien, hasta que tienes a esa persona o pareja brillantes que no tienen una iglesia en casa. Entonces, ¿qué haces?”. Bueno, los aliento a que busquen una iglesia, a que se involucren en ella y crezcan. Los invito a que hablen de su interés en la visión con la iglesia, y a que luego vuelvan con nosotros después de unos años. 

Así que esa es una de las aplicaciones prácticas de la misma. No medimos nuestro éxito por cuántas personas enviamos, medimos nuestro éxito por cuánto edificamos a la iglesia en su participación.

Este proceso puede ser diferente a lo que experimentaron algunos de sus antiguos miembros en el pasado, ¿verdad?

En el caso de algunos de nuestros miembros actuales, simplemente piensan que su iglesia de origen no está involucrada de verdad en lo que están haciendo. Porque se unieron individualmente. Y su iglesia de origen quizás está para brindar apoyo financiero por medio de su proceso de presupuesto. Pero esta es una mentalidad completamente diferente. Cuando se unieron, hace 10 o 15 años, ese no era el enfoque de Wycliffe. No preguntábamos por su iglesia de origen. Simplemente era: “¿Tienes suficiente apoyo?”. Así que creo que empezar el proceso teniendo una conversación con el liderazgo de la iglesia, es una mentalidad completamente diferente. 

Cuando habla con sus colegas en otras organizaciones, ya sea en Europa o en otra parte del mundo, ¿cree que están de acuerdo con usted?

Es difícil saberlo. Pero creo que puedo decir que de la gente con la que hablé sobre esto, y me refiero a las organizaciones europeas de Wycliffe, algunos están completamente de acuerdo, y harían casi lo mismo. Otros dirán que esto es muy bueno en principio, pero ¿qué se hace en la práctica? ¿Tienes a estas grandes personas que quieres enviar pero no cumplen con el criterio de la iglesia? Bueno, realmente no lo tomamos como un criterio. Lo consideramos como un enfoque global de todo el asunto de enviar personas. No estamos en el negocio de enviar personas sin la fuerza y la participación de las iglesias.

¿Eso podría significar también ayudar a que las iglesias vean la misión como un movimiento colectivo? 

Hay bastante de este paradigma emergente o lo que sea: “todos, en todas partes”. No lo critico, tiene mucho de bueno. Pero esta idea de que todos son misioneros y pueden ir y trabajar en el exterior, y ser misioneros y seguir sus sueños haciendo esto y aquello por un tiempo, eso podría no dejar mucho espacio para este tipo de discernimiento colectivo de la iglesia al enviar personas. Se trata más de seguir su visión a corto plazo, algo apropiado. 

Esto puede sonar muy negativo. No soy tan negativo al respecto, tiene mucho de bueno. Pero no combina necesariamente bien con el pensamiento de que la iglesia es el principal agente de la misión.

También habló sobre el compromiso de las iglesias como algo que no significa necesariamente que las iglesias se comprometan con Wycliffe, ¿verdad?

Intentamos construir una visión compartida de la misión y de la traducción de la Biblia con las iglesias. No lo hacemos solo como una herramienta para que las iglesias participen por medio de nuestra organización, lo vemos como un objetivo en sí mismo. Y si participan por medio de otra organización, la Sociedad Bíblica Finlandesa o una de las otras organizaciones de traducción de la Biblia, habremos hecho nuestra parte. Tuvimos éxito porque esa era parte de nuestra misión. Pero si solo se trata de una herramienta para que las iglesias se comprometan con nosotros, entonces habremos fallado si se dirigieran a otra organización. Así que ese es el otro cambio en nuestra misión declarada y en la aplicación práctica.

Entonces, ¿se trata de un pensamiento más amplio del reino frente al pensamiento de una sola organización? 

Solíamos considerarnos el cuello de botella de la participación finlandesa en la traducción de la Biblia. Esa era nuestra evaluación hace cinco años cuando trabajábamos en nuestra estrategia y analizábamos nuestra historia. Nos dimos cuenta de que esa había sido nuestra identidad. Estábamos allí para controlar quién podía participar, éramos la puerta de entrada. Controlábamos a quién se enviaba. Pero luego comenzamos a pensar fuera de esto y a ver que, en realidad, no importa en dónde se canaliza la participación. Podemos ser nosotros, nosotros ofrecemos una plataforma para eso. Pero no tiene por qué ser así.

Me interesan dos respuestas al respecto. Una sería la respuesta de la iglesia. ¿Obtiene una participación entusiasta? Y también de las personas de su organización. ¿Fue un cambio difícil?

Creo que hubo variedad de respuestas dentro de nuestras organizaciones. Algunos de nuestros miembros son muy solidarios. Pero también recibimos la respuesta de ciertos miembros que decían: “Bueno, si hubieran tenido este enfoque cuando solicitamos la membresía, no nos habríamos ido”. Obviamente, es muy difícil responder a eso, porque puede sonar muy frío decir: “Así es. No te hubieras ido”. Así que no quieres decir eso. Pero creo que la razón por la que la gente dice eso, es que no ven necesariamente que su iglesia de origen haya estado tan comprometida como para apoyarlos en ese momento. Nuestro papel entonces habría sido construir una relación con la iglesia y tener esa conversación. Obviamente, no sabemos cuál habría sido el resultado. Pero sí, las personas tienen reservas sobre esto.

En cuanto a la respuesta de las iglesias, y eso incluye a nuestras organizaciones asociadas aquí en Finlandia que son Agencias de Misión denominacionales, fue algo muy positivo en los últimos cinco años. No es que compartamos explícitamente esta filosofía, pero intentamos vivirla. Recibimos comentarios de varias personas que dicen: “Es bueno trabajar con ustedes, porque no imponen sus propias metas. No intentan vendernos algo, parece que realmente les importa la visión”. Creo que fue, mayormente, la respuesta generalizada.

Eso es interesante. Me pregunto si muchas iglesias todavía esperan ese tipo de enfoque, que una organización misionera venda algo y que el papel de la iglesia sea básicamente dar dinero.

Así es, y creo que, a veces, cuesta bastante esfuerzo superar esa expectativa. No estamos ni cerca de donde quisiéramos estar en términos de poder invertir este tipo de tiempo en construir estas relaciones, pero creo que eso es lo que se necesita. No se trata de una sola visita y luego hay un cambio de perspectiva. Se necesita tiempo.

 

Entrevista: Jim Killam, Alianza Global Wycliffe

Las organizaciones de la Alianza pueden descargar las imágenes de este artículo.

Las organizaciones de la Alianza continúan enfocándose en Ucrania.

En su quinto mes, la guerra sigue trastornando la ...

Lee mas

Poner la mesa

En doce países, las mesas de traducción de la Biblia alimentan una colaboración sin precedentes.

Lee mas

El 2022 y la visión para la Alianza

Un mensaje de Stephen Coertze, director ejecutivo

Lee mas