La Pandemia Impulsa la Innovación en al Área de Consultoría

En lugares donde la traducción de la Biblia siempre ha sido un proceso cara a cara, los traductores y consultores han adoptado las videollamadas para revisar las Escrituras durante COVID-19.

Mientras tanto, un líder mundial de la traducción se pregunta si incluso la consultoría misma podría ser repensada a la luz de las lecciones que se están aprendiendo este año.

Con los viajes limitados y el mundo aparentemente en un estancamiento incierto, organizaciones como la Asociación Camerunesa para la Traducción de la Biblia y la Alfabetización (CABTAL) están aprendiendo a vivir y trabajar en medio de la pandemia. Se han dado cuenta rápidamente de que las videollamadas pueden ahorrar tiempo y dinero.

«Me impresionó el proceso. Nunca pensé que esto podría funcionar tan bien», dijo Ervais Fotso, un consultor de traducciones, después de completar una sesión de verificación utilizando Google Meet.

Franklin Aju, Gerente Regional de Programas de Idiomas de CABTAL, facilitó algunas de estas sesiones de video.

«Antes de empezar a probar esto», dijo, «enviamos a nuestro personal de informática a la comunidad para instalar los programas necesarios en las computadoras de los traductores y para probar los problemas de Internet y de energía».

Los traductores y consultores suelen comenzar las sesiones de revisión con una videollamada y terminan utilizando sólo la opción de audio, optimizar el ancho de banda limitado.

«Hablamos más usando la opción de audio, mientras el equipo compartía la ventana de su computadora conmigo, para que yo pudiera ver lo que estaban haciendo», dijo Fotso. «A veces, el audio era pobre y enviaba mensajes de texto para que pudiéramos avanzar. Hacíamos la revisión como si estuviéramos en un entorno cara a cara. Yo dirijo, los traductores leen y al mismo tiempo el traductor de respaldo toma el control. Si tengo alguna preguntas o comentario, los plantearé. Discutiremos y concluiremos.»

 

Lecciones Aprendidas

Después de completar varias sesiones de verificación de video, los traductores del proyecto Tuki y sus consultores vieron ventajas que no se esperaban.

El traductor Binali Thérèse (atrás), el coordinador de traducción Emile Koroko (adelante) y el traductor de respaldo Eboti Jean Rostand (derecha) conversan durante una sesión de verificación de vídeo en Camerún.

«Fue interesante porque pude ver la ventana de la computadora del equipo», dijo Fotso. «Esto no es normalmente posible cuando lo comprobamos cara a cara. Pude ver al equipo hacer cambios y me sentí más confiado con los cambios que hicieron. Cuando los cambios no estaban bien hechos, podía retroalimentar».

Los equipos también dedicaron menos tiempo a las bromas y a la charla, añadió. «Esto aceleró nuestro trabajo». Sin embargo, también recomienda que los equipos y consultores se reúnan, ya sea en línea o en persona, antes del proceso de verificación, para conocerse mutuamente y evitar posibles retrasos más adelante.

Aju, por su parte, dijo que sus equipos han ampliado sus conocimientos de informática. Dijo que los traductores y los líderes de la comunidad se sorprendieron al ver cómo la tecnología podía ayudar durante una crisis.

Fotso también recomendó que los ingenieros de software “ParaText” pudieran añadir una función de videoconferencia en el programa para facilitar la comprobación a distancia.

Los traductores de Tuki dijeron que su trabajo se interrumpió varias veces debido a fallas en la electricidad. Las fuertes lluvias también provocaron una mala conexión a Internet y retrasaron el trabajo, añadieron.

 

Repensando los cuellos de botella

En otras partes del mundo, donde la Internet es más universal y confiable, la consulta remota ya se ha estado utilizado por algún tiempo. Pero, según uno líderes, la pandemia puede causar un «reinicio» más amplio en la estrategia de traducción de la Biblia.

«En lugar de buscar simplemente formas de utilizar las tecnologías en línea para hacer más de lo que ya estábamos haciendo, tal vez tengamos la oportunidad de replantear toda la noción de consultoría», dijo Bryan Harmelink, Director de Colaboración de la Alianza Mundial Wycliffe. «¿Es posible que el verdadero cuello de botella no sea la cantidad de consultores disponibles, sino el concepto actual de consultoría como medio principal de garantizar la calidad en la traducción?

«Tal vez la solución del ‘problema de los consultores’ no sea sólo una cuestión de capacitar a más consultores ‘como nosotros’, sino de descubrir formas de ampliar o crear una mayor capacidad de control de calidad en todo el proceso de traducción».

Esto podría disminuir la dependencia del movimiento de los consultores que viajan por avión o se conectan remotamente a través de Zoom para revisar las traducciones, añadió.

 

Desafíos Remotos

En Papúa Nueva Guinea, el impacto de COVID-19 ha sido mínimo: hasta el 16 de junio, sólo ocho casos confirmados y ninguna muerte. La revisión por parte de consultores virtuales no se ha intentado en ese lugar, pero se está discutiendo como una estrategia futura, dijo Duncan Kaskason, Director del Programa de Idiomas de la Asociación de Traducción de la Biblia de Papua Nueva Guinea..

La conectividad a Internet en las aldeas de Papúa Nueva Guinea PNG) es pobre, dijo Kaskason. Por lo tanto, si se va a introducir la comprobación virtual en PNG, se haría llevando a las personas adecuadas de los proyectos locales a ubicaciones centrales. Además, agregó, cada consultor nacional tiene diferentes fortalezas y debilidades. No todos son adecuados o se sienten cómodos con la comprobación virtual.

Sin embargo, dijo que los equipos están dispuestos a intentarlo.

«Si funciona, entonces alabado sea Dios las nuevas formas de hacer las cosas».

La revision de forma remota también añade nuevas dimensiones a la oración para un proyecto, dijo Nancy Morse, consultora del SIL en América Latina.

«Cuando podemos trabajar en persona, sólamente tenemos que orar por la salud y la seguridad de todo el equipo y el consultor, la sabiduría y el cuidado mientras trabajamos, que las computadoras, los monitores y la electricidad funcionen», dijo. «No importa si el Internet no funciona, porque los archivos ParaText pueden ser transferidos en un USB de una computadora a otra. Sin embargo, trabajando remotamente, necesitamos orar por todo lo mencionado anteriormente, y también para que el internet funcione. Si el internet no funciona, el progreso en la revisión del consultor se detiene.

«Trabajar a distancia nos enseña a orar más intencionalmente, específicamente y frecuentemente por la ayuda y protección de Dios en cada aspecto del proceso.»

 

Ahorro de Tiempo y Viajes

Poh San, una traductora y consultora veterana de Singapur, ha trabajado en Papúa Nueva Guinea, Asia Oriental y ahora en el Sudeste Asiático. Tenía previsto ir a un país del sudeste asiático para hacer la revisión del equipo «B» (seudónimo) en abril, pero la COVID-19 desbarató sus planes.

«Después de haber utilizado Zoom para comunicarse con diferentes grupos con diversos fines, me di cuenta de que podía utilizar la misma aplicación para realizar la comprobación de la traducción para el equipo B», dijo.

En mayo, durante su primera reunión virtual del equipo, los miembros se conectaron desde tres lugares: Singapur, la capital del país del sudeste asiático, y el lugar donde se encuentran la mayoría de los miembros del equipo y los correctores. Después de varios días de consultoría, Poh San calificó la experiencia como positiva.

«Las personas que no han asistido a sesiones de consulta previas se unieron esta vez, porque estaban trabajando en la comodidad de sus hogares», dijo Poh San. «El único inconveniente fue cuando las tormentas interrumpieron nuestras conexiones».

Cuando eso sucedía, la persona en la capital transmitía las palabras de Poh San a la ubicación del equipo, y viceversa.

Surgieron otros pequeños problemas. Con un solo ordenador portátil, Poh San no podía mirar sus notas, o al ParaText, al mismo tiempo que utilizaba el Zoom. Tuvo que imprimir sus notas e introducir los cambios más tarde. Intentó usar su teléfono móvil para el Zoom, pero no pudo ver a todos los participantes en una sola vista de pantalla.

A pesar de esto, percibió suficiente potencial para estar optimista.

«Si nuestras sesiones de consulta se pudieran hacer a través de aplicaciones como esta, nos ahorraríamos mucho tiempo en viajes, y también de los costosos viajes en avión, que se volverán más caros después de la pandemia», dijo Poh San. «Una ventaja añadida será que podré consultar para los equipos en PNG, siempre y cuando estén en un lugar con buenas conexiones de Internet. También podría extender la ayuda a los equipos de otras partes de la región de Asia y el Pacífico».

 

Mirando Hacia Adelante

De regreso en Camerún, Paul Kimbi habla en tonos esperanzadores de las lecciones aprendidas durante COVID-19. Kimbi, consultor en traducción de la Biblia y miembro del Equipo de Liderazgo de la Alianza Global Wycliffe, comprende los problemas de acceso a Internet en las zonas rurales y el asunto del ancho de banda, junto con otros desafíos humanos.

«Para que una sesión de consultoría funcione bien a distancia», dijo, «se requiere que el consultor conozca al equipo, entienda sus desafíos, sus fortalezas y cómo se comunican». Esto facilita las lagunas de comunicación. Pero esto también depende del nivel de comprensión de los miembros del equipo».

Otro consultor camerunés, quien pidió que no se utilizara su nombre, utilizó recientemente una videollamada para revisar las Escrituras por primera vez.

«Me he esforzado mucho en viajar por muy malas carreteras para revisar las Escrituras en zonas remotas», dijo. «Para llegar a algunas comunidades, viajo durante tres días, y descanso un día antes de empezar a trabajar con los equipos. Cuando termino, gasto otros tres días, viajando de regreso a casa. Pero con este nuevo método, mi esposa está feliz de tener a su marido cerca y no tengo que pasar por todo el estrés.

«Seguiré con esto, incluso después de la pandemia de COVID 19.»

 

Escrito por: Isaac Genna Forchie en el Camerún; Jim Killam en los Estados Unidos.
Asistencia de Ling Lam en Asia y Gwendolyn Davies en los EE.UU.

 

 

 

La Historia de Kennya

«Tienes que hablar con mi padre» Cuando era una joven brasileña, Ke...

Read more

Una aldea romaní transformada

  por Jurek Marcol En 2017, la Asociación de Misioneros Bíblic...

Read more
Alliance Executive Director Transition 2020 [SPA]

La Alianza da la bienvenida al nuevo Director Ejecutivo

El miércoles 3 de junio de 2020, el Dr. Stephen Coertze asumió el ca...

Read more