Hospitalidad, Equipos de Eventos se Ajustan a las Cancelaciones por COVID

Con la pandemia cancelando la mayoría de los viajes y las reuniones en persona, una fuente de ingresos que se contaba para algunas organizaciones de la Alianza ha prácticamente desaparecido en 2020.

Centro Internacional de Conferencias Karimu, Alemania

El Centro Internacional de Conferencias Karimu de Wycliffe Alemania abrió sus puertas en Burbach-Holzhausen en 2016, y en 2019 atendía a más invitados de los que se esperaban. Luego llegó marzo de 2020, cuando la mayoría de los viajes internacionales se suspendieron. Las reservas de Karimu para habitaciones de hotel, salas de reuniones y servicio de comida se detuvieron.

«Habíamos esperado cancelaciones, pero no esperábamos estar vacíos», dijo Rachel Poysti, Directora del Centro de Conferencias. «Fue una sensación muy extraña, porque oficialmente no debíamos cerrar. Pero no era posible dirigir una casa de huéspedes debido a las restricciones. Básicamente no se nos permitía recibir turistas, ni conferencias, ni reuniones de iglesias o retiros, solamente visitantes individuales para funerales o trabajadores de empresas de la zona. Así que no tenía sentido mantener abierto el centro de conferencias».

Karimu cerró durante casi tres meses, y los primeros invitados volvieron a finales de junio.

«Y eso fue sólo como 10 personas», dijo Rachel. «Todavía hay muy poco negocio. Ahora mismo, sólo hay alemanes. Las restricciones prohíben que la mayoría de los invitados internacionales vengan. Podemos recibir a invitados europeos sólo de las zonas de bajo riesgo, pero la mayoría de nuestras conferencias aquí en Karimu son para más que sólo europeos. Casi nadie quiere viajar o reservar vuelos cuando las restricciones son tan inciertas. Nadie sabe cuando las fronteras se abrirán de nuevo, así que todas las reservas se cancelan por ahora.

«La planificación es muy difícil», añadió, «porque recibes la solicitud de una reserva de grupo y luego nadie se inscribe y luego la cancelan de nuevo. Tratamos de no pedir comida con demasiada antelación ahora, porque los grupos cancelan. No queremos desperdiciar la comida».

Haciendo Ajustes

Se ofrecen visitas autoguiadas en el Wycliffe Discovery Center, Orlando, Florida.

En Wycliffe Bible Translators USA en Orlando, Florida, Kristie Frieze es la Vicepresidenta de Eventos y Experiencias de los Huéspedes. Su equipo gestiona el espacio de la sala de reuniones en el extenso centro, junto con el servicio de comidas, el museo del Wycliffe Discovery Center, una tienda de regalos y un complejo adjacente de 40 apartamentos. Todo cerró en marzo y abrió de nuevo en julio, con medidas de seguridad y limitaciones adicionales.

Antes de COVID-19, los apartamentos se alquilaban normalmente por una semana o dos a la vez.
Ahora, cerca de 10 unidades han sido convertidas para huéspedes que se quedan más de cinco meses, dijo Kristie. Esto sirve especialmente a los miembros de Wycliffe USA que aún no han podido regresar a sus asignaciones de campo.

«Me imagino que probablemente lo haremos durante el próximo año o algo así», dijo.

Con el tráfico peatonal reducido durante la mayor parte del año, el equipo de Kristie ha tenido la oportunidad de ensayar con experiencias en línea: Visitas virtuales del Centro de Descubrimiento a través de Facebook. Un kit de Escuela Bíblica de Vacaciones Virtuales para que las familias lo usen en casa, en lugar de los 200 niños habituales que utilizan el centro Wycliffe.

«Fue realmente un gran aprendizaje para nosotros el pensar en nuevas formas de hacer las cosas digitalmente», dijo Kristie. «Nuestro equipo de programación está buscando hacer programas de Zoom con las aulas, porque las escuelas, incluso si se reúnen de nuevo, no es probable que vengan en un viaje de campo.»

Grupos de fuera del área inmediata, también han estado alquilando el auditorio o las salas de reuniones de Wycliffe USA. Típicamente, muchas de esas reuniones hubieran sido celebradas en restaurantes locales. Durante el cierre, Wycliffe se convirtió en una buena alternativa.

«Lo que es bueno para nosotros en este momento es que nuestras instalaciones son lo suficientemente amplias como para que muchas de nuestras salas puedan ser utilizadas con el distanciamiento social pertinente” dijo Kristie.

En Alemania, los pasos que tome el país, determinarán lo que Karimu puede hacer.

«Estamos pensando en todas las direcciones», dijo Rachel. «Es realmente difícil de planificar, porque nadie sabe cuándo los grupos querrán realmente reservar de nuevo. Las iglesias, por ejemplo. No quieren ir a un retiro usando máscaras y teniendo que permanecer distanciados. Así que también es una cuestión de cuándo la gente quiere volverse a reunir nuevamente. Y es realmente difícil planear eso. Así que planificamos considerando los mejores y peores escenarios. Pero por ahora no hay nada definitivo».

Recepción de Wycliffe Bible Translators USA, Orlando, Florida

En Orlando, Kristie tiene un enfoque similar.

«Ha sido una muy buena lección para nosotros en los planes A, B y C», dijo. «A veces parece que es mucho trabajo. Teníamos un plan A para hacer algunos eventos de verano, y luego lo convertimos en un plan B, y luego lo cancelamos. Estas cosas son difíciles, pero son buenas lecciones para nosotros también. Porque, así como lo hemos hecho, nuestro plan B podría ser usado en otra cosa.

«Nos hace a todos más flexibles y más creativos. Estamos ideando nuevas formas de hacer las cosas. ¿Cómo podemos gastar lo menos posible para hacer esto? Porque puede que tenga que ser cancelado. Así que no quiero invertir demasiado en las cosas porque no sé qué va a pasar.»

Desde una perspectiva organizativa más amplia, las pérdidas de este año han sido parcialmente compensadas por enormes reducciones en los viajes. Esto no disminuye el aguijón de los despidos de personal o las cancelaciones de programas, pero sí disminuye el impacto general en el presupuesto.

«Así que estamos gastando menos como organización en su conjunto, y con mis recortes lo he hecho un poco más manejable para nosotros», dijo Kristie. «Veremos cómo esto se mantiene a largo plazo».

Guest House, but Few Guests

Casa de Huéspedes , pero pocos Huéspedes

Varias organizaciones de la Alianza complementan sus entradas con los ingresos de las casas de huéspedes. En un año típico, la casa de huéspedes de Wycliffe Togo sirve a 500 a 600 personas. Durante la pandemia, los únicos alojamientos que proporcionaron fueron para huéspedes extranjeros detenidos temporalmente por el cierre de fronteras, dijo la Coordinadora de Comunicaciones Jennifer Agboli. La casa de huéspedes no está oficialmente cerrada, pero sólo queda un pequeño equipo para prestar un servicio mínimo. Otros miembros del personal han sido despedidos por lo menos durante cinco meses, y los gastos de funcionamiento se han reducido al mínimo, incluido el corte del aire acondicionado. Para apoyar a los colegas que están siendo despedidos, un amigo del director de Wycliffe Togo, Abou Sama, envió dinero para alimentos y otro tipo de apoyo.

«Mucho antes de la crisis», dijo Jennifer, «comprendimos que teníamos que orar para que la mano de Dios cubriera en particular a nuestra organización y su misión en general». Por lo tanto, dos veces al mes durante tres días, organizamos un programa de ayuno y oración dentro de la organización. También hemos aprendido sobre la necesidad de planificar y orar antes de cada crisis ya que dependemos de Dios».

En medio de la pandemia, Wycliffe Togo todavía ha podido centrarse en el exterior, produciendo información de salud pública en 16 de las lenguas maternas del país.

«También vemos que Dios nos mueve más allá de nuestra forma tradicional de operar cuando se trata de ganar dinero o crear estrategias de ingresos para apoyar la obra de Dios», dijo Jennifer. «Creemos que durante este período, Dios nos está llevando a crear nuevas formas de complementar los ingresos de Wycliffe Togo para aliviar nuestra tensión financiera».

Lecciones Espirituales

El año ha estado repleto de lecciones espirituales para las personas cuyo trabajo ministerial implica la planificación de eventos y la hospitalidad.

«Creo que para todos nosotros, ha sido interesante ver a Dios mostrarse, revelarse y sostenernos porque esta es una temporada muy agotadora», dijo Kristie. «¿Vamos a abrir? ¿No vamos a abrir? ¿Qué podemos hacer? ¿Qué va a decir el gobierno a continuación? Creo que poner tu confianza en El y dejar que te sostenga ha sido probablemente mi mayor lección.

La directora del Centro Internacional de Conferencias de Karimu, Rachel Poysti (izquierda) y Gunter Mandler, Gerente de Cuentas Importantes

«Me dedico a la planificación de eventos, así que mi vida consiste en pensar un año por adelantado. Ha sido muy interesante, solamente pensar en el presente. Pensar un poco en el futuro, pero mantenerlo mucho más suelto.»

En Alemania, Rachel ofreció pensamientos similares.

La mayoría de mis trabajadores no son creyentes», dijo. «Así que para mí es una oportunidad para mostrar cómo atravesar por una crisis como esta. Pero también es la primera vez para mí. Lo que he notado es que nuestro equipo se ha acercado mucho más. Todos ayudan y quieren hacer que las cosas funcionen de alguna manera. Realmente siento que Dios tiene el control sin importar lo que pase. Desconozco el futuro, pero sé que lo superaremos. Él tiene el control, y mi equipo también puede verlo».

¿Su petición de oración? Que los viajes y reuniones se reanuden en medio de los esfuerzos por mantener a las personas y las instalaciones libres de virus.

«Si tienes 10 o 15 reuniones de Zoom a la semana, se vuelve agotador», dijo Rachel. «Creo que la gente apreciará hablar con los demás y eso puede ser una buena oportunidad para que tengamos reservas de nuevo». Espero que eso vuelva a suceder muy pronto».

 

Historia por: Jim Killam

Las organizaciones de la Alianza pueden descargar las imágenes de esta historia.

 

A Pinyin-speaking woman looks through a newly dedicated New Testament.

Los cameruneses desplazados encuentran consuelo en las Escrituras traducidas

Una mujer que habla pinyin mira el Nuevo Testamento recientemente dedi...

Read more

La Historia de Kennya

«Tienes que hablar con mi padre» Cuando era una joven brasileña, Ke...

Read more

Una aldea romaní transformada

  por Jurek Marcol En 2017, la Asociación de Misioneros Bíblic...

Read more