Una conversación sobre la asesoría para la traducción de la Biblia al lenguaje de señas

Stuart Thiessen es un asesor de traducción al lenguaje de señas que trabaja con DOOR International. Él también es sordo. Lo entrevistamos en un diálogo escrito sobre la asesoría en lenguaje de señas en los movimientos mundiales de la traducción de la Biblia. Esta conversación ha sido editada por motivos de duración y claridad.

Stuart Thiessen, Asesor de Traducción/Lingüística, DOOR International

¿Cuáles son las cosas más motivadoras que están ocurriendo en el ámbito de la asesoría de traducción de la Biblia en lengua de señas en este momento?

Probablemente, para mí, una de las cosas más motivadoras es el desarrollo de la Herramienta de Traducción en Lengua de Señas, SLTT (por sus siglas en inglés). Hoy en día, es un esfuerzo colaborativo entre las Sociedades Bíblicas Unidas y DOOR International con una retroalimentación extensa de los colaboradores de traducción de la Biblia involucrados en la traducción de la Biblia al lenguaje de señas.

La SLTT se desarrolló a partir de una conversación que tuve con Nathan Miles de las Sociedades Bíblicas Unidas en 2015. Él se acercó a mí para preguntar cómo se podría adaptar Paratext para el lenguaje de señas. Le dije que probablemente sería casi imposible hacer eso de una manera que funcionara bien para las personas sordas.

¿Cuál era el enfoque común en ese entonces?

Los equipos entregaban sus videos al asesor en una unidad USB o un DVD, o tal vez los subían a Google Drive o Dropbox. Luego, los asesores normalmente usaban ELAN o Word para documentar sus comentarios sobre los videos. Luego tenían que esperar hasta que pudieran reunirse con los equipos en persona para explicar sus comentarios, a menos que alguien del equipo pudiera leer los comentarios del asesor. A veces, el asesor grababa en video sus comentarios, pero ese proceso generalmente tomaba varias horas adicionales para filmar y editar. Los equipos se esforzaban por hacer llegar los videos a los asesores a tiempo y estos a su vez se esforzaban por hacer llegar los comentarios a los equipos en el plazo previsto.

Eso debe haber sido frustrante.

Cada equipo y asesor utilizaba las herramientas que mejor le funcionaban. Muchas veces, los equipos de traducción trabajaban de forma aislada y desconocían lo que publicaban los demás, a menos que alguien tuviera una copia de los DVD de otro equipo o supiera qué sitio web habían creado. Por lo tanto, no había una manera fácil de ver cómo otros equipos de traducción resolvían los problemas de traducción con los que estaban teniendo problemas.

Captura de pantalla del SLTT, tomada en marzo de 2024

¿Cómo surgió el SLTT?

Nathan me pidió que le explicara lo que se necesitaba. Luego, desarrolló un prototipo y me pidió mi opinión. Más tarde, comenzamos a añadir más equipos y a recibir sus comentarios. Hoy en día, tenemos más de 50 equipos activos utilizando el SLTT para redactar sus traducciones de la Biblia o para desarrollar recursos que apoyen la traducción de la Biblia el compromiso con las Escrituras.

Creo que los usuarios y los colaboradores en el ámbito de la traducción de la Biblia al lenguaje de señas estarán de acuerdo en que el SLTT fue un factor determinante para ayudar a los equipos a avanzar hacia sus objetivos de traducción durante y después de los acontecimientos de 2020. Además, sigue siendo útil, sobre todo cuando las visitas en persona por parte del asesor solo se llevan a cabo una o dos veces al año.

¿Cómo funciona el SLTT?

Esto es solo un pequeño resumen:

  • Los videos se pueden elaborar dentro del SLTT o filmar en un estudio y subirlos al SLTT.
  • Los asesores pueden conectarse y ver los videos en cuanto los equipos los hayan subido. Allí mismo pueden proporcionar comentarios tanto en video como por escrito sobre la traducción.
  • Los equipos pueden acceder directamente a las traducciones en lenguaje de señas publicadas a través de la Biblioteca Bíblica Digital y la Sociedad Bíblica de Sordos para ver cómo otros equipos de traducción abordaron ciertos pasajes.

Así que, en menos de 10 años, tenemos una mejora significativa en los procesos de redacción y revisión de las traducciones al lenguaje de señas. En pocas palabras, el SLTT puede apoyar a los equipos de traducción durante la fase de redacción y retroalimentación de la traducción para que su producto final esté en mejores condiciones para la edición final.

Stuart Thiessen hace una presentación sobre los recursos de traducción del lenguaje de señas en una reunión de la FOBAI en São Paulo, Brasil, en abril de 2024.

¿Cuál es la situación mundial de la colaboración entre traductores del lenguaje de señas?

Cada vez hay más colaboración, aunque creo que hay algunas dificultades de crecimiento. Tenemos el Grupo de Desarrollo de Sordos en el Foro de Agencias Bíblicas Internacionales (FOBAI - por sus siglas en inglés). Tenemos la Mesa 55 en Cada Tribu Cada Nación. Ambos grupos están formados por fuertes líderes sordos y otros aliados que pueden escuchar. Puede que no siempre estemos de acuerdo en todos los detalles, pero sí en que tenemos que trabajar juntos para que haya más Biblias disponibles para las comunidades sordas de todo el mundo.

¿Cuáles son algunos de los retos de la asesoría para la traducción de la Biblia al lenguaje de señas?

Generalmente hablo de los retos en tres aspectos:

1. Compensación: El modelo tradicional es que el asesor desarrolle su propio equipo de asociados financieros poniéndose en contacto con iglesias y particulares para que contribuyan con su ministerio. Para los asesores sordos, este modelo es muy difícil de mantener. La mayoría de las iglesias de sordos ya tiene dificultades para mantener el salario de los líderes, los gastos de los establecimientos y los programas. No tienen recursos para apoyar las misiones. Los misioneros sordos deben visitar las iglesias de oyentes para formar ese equipo de socios financieros.

La mayoría de las iglesias de personas que pueden escuchar no tienen un ministerio para sordos, así que el misionero sordo debe cubrir los gastos para tener un intérprete presente para cualquier presentación. Incluso si un misionero sordo tiene un intérprete y la iglesia o el grupo de personas están dispuestos a escuchar su presentación, todavía tiene que convencer a los oyentes de que el ministerio para las personas sordas es algo en lo que vale la pena invertir. Este reto de la compensación puede hacer que otros candidatos para ser asesores de traducción se nieguen a trabajar como asesores.

2. Entrenamiento: La mayor parte del entrenamiento de los asesores para la traducción de la Biblia solo ha estado disponible en lengua hablada, ya sea entrenamiento formal, informal o tutoría. No ha habido un gran entrenamiento en lenguaje de señas. Esto está empezando a cambiar. Uno de los cambios más positivos ha sido la utilización de criterios basados en la competencia, en vez de depender únicamente de un entrenamiento formal.

 Aunque se puede facilitar cierto entrenamiento a través de la interpretación del lenguaje de señas, el éxito de esa formación normalmente depende de una serie de factores como la habilidad lingüística de los participantes sordos, la formación educativa de los participantes sordos, la habilidad de los intérpretes y el estilo de los instructores. Cuando todos estos factores son favorables, el entrenamiento es un éxito. Si alguno de estos factores resulta negativo, entonces el entrenamiento llevará más tiempo o será menos eficaz.

Captura de pantalla del video de introducción en translationresources.org firmado por Ron Lawer, del equipo de traducción ASL de Deaf Harbor, junio de 2024.

3. Recursos: Tal y como DOOR ha experimentado, es posible entrenar a personas sordas para que sean excelentes asesores, sin embargo, si no pueden acceder a los recursos que necesitan para realizar la comprobación, están limitados a la hora de comprobar. Esto es válido para todos los asesores. Si se les quitan las bibliotecas de lengua hablada que utilizan la mayoría de los asesores, también se verán limitados para realizar comprobaciones.

La mejor solución es desarrollar más recursos en lenguaje de señas para que los asesores sordos puedan acceder a la información en un idioma al que puedan acceder fácilmente. Además, los recursos en lengua hablada no abordan temas que la traducción de la Biblia al lenguaje de señas necesita tratar con frecuencia. Por eso, lo ideal es disponer de recursos en un lenguaje de señas para analizar la traducción al lenguaje de señas. El proyecto Recursos de Traducción (30 horas de contenido en video) es un ejemplo de este tipo de recurso dirigido a traductores sordos. La biblioteca del SLTT contiene ahora este y otros recursos en lenguaje de señas.

¿Cuáles son los factores culturales específicos de las comunidades sordas que afectan al asesoramiento?

Uno de los retos a los que se enfrentan las personas sordas es el acceso limitado al idioma y a la educación. A diferencia de otras minorías lingüísticas, la mayoría de los sordos no aprenden el lenguaje de señas de sus padres. Lo aprenden de sus compañeros, en un colegio de sordos o en algún otro contexto. Es posible que las personas sordas no alcancen una fluidez razonable en su propio lenguaje de señas simplemente porque no existen fuentes accesibles para aprender su lenguaje de señas o porque no estuvieron expuestos a él lo suficientemente temprano en sus vidas, o porque sus padres, profesores, médicos, etc. los desanimaron para que no aprendieran su lenguaje de señas.

Esta falta de acceso al lenguaje normalmente se denomina privación lingüística. Mientras que las personas que oyen están continuamente rodeadas de un idioma accesible, los niños sordos por lo general no tienen ese acceso sino hasta una edad más avanzada de su vida. Los distintos grados de privación lingüística influyen significativamente en la forma de enfocar los esfuerzos de traducción del lenguaje de señas y de compromiso con las Escrituras. Un asesor de traducción debe ser consciente de la situación en ese país y trabajar con el equipo para apoyar objetivos de traducción que satisfagan las necesidades de las personas sordas en su contexto.

¿Existen también retos tecnológicos?

Gestionar y almacenar los videos es otro reto. Recientemente, Deaf Harbor tradujo el libro de Jonás. Solo el "texto" de la traducción dura unos 20 minutos. Además, suelen tener un segundo video que contiene el texto completo más segmentos de "más información", que funcionan como las notas de traducción de las Biblias impresas. El texto más información dura aproximadamente una hora. En cuanto a la edición, los videos, imágenes, etc. necesarios para crear estos dos videos suman 650 gigabytes. Así que ya puedes imaginarte lo que implica almacenar los datos sin editar de los 66 libros de la Biblia si solo 48 versículos de Jonás ocupan 650 gigabytes.

El ancho de banda de Internet es otro tema afín. Para quienes tengan un acceso razonable a Internet, difundir videos a través de la red es una solución, aunque hay gastos de ancho de banda que alguien tendrá que sufragar. Otra opción es permitir la descarga de contenidos, pero en tal caso cada persona puede necesitar un espacio considerable en el disco duro para almacenar los videos. Por ahora, todo esto es un trabajo en desarrollo.

Stuart Thiessen participa en una revisión comunitaria de las Escrituras en Burundi en 2008, con una cámara para filmar los comentarios de las personas.

¿Cómo llegaste a ser asesor para la traducción al lenguaje de señas?

Conocí la traducción de la Biblia desde muy pequeño, a través de unos familiares que trabajaban con Wycliffe Bible Translators USA en JAARS. Yo tenía problemas de audición y los lingüistas del SIL que conocí me dijeron que casi nunca desanimaban a alguien a trabajar en la traducción de la Biblia, pero pensaban que sería demasiado difícil para mí. (Y, por supuesto, la traducción de la Biblia en lengua hablada habría sido una tarea difícil). El propio SIL no iba a considerar el lenguaje de señas sino hasta comienzos de la década de 1990 y, aun así, seguía siendo una idea muy nueva.

En la universidad, perdí el resto de mi audición y empecé a aprender ASL (lenguaje de señas americano - por sus siglas en inglés). Le pregunté a una gran amiga, que posteriormente se convertiría en mi esposa, qué sabía de una Biblia para sordos. Ella me presentó a Deaf Missions (que traducía la Biblia al ASL). Por supuesto, en aquella época todo estaba en formato de video y yo no podía ver cómo se podían utilizar los videos de la misma manera que los libros.

Decidí involucrarme en el ministerio para sordos y comencé a trabajar como plantador de iglesias para sordos. En las dos congregaciones en las que serví, vi las limitaciones de utilizar la Biblia en inglés para tener un ministerio eficaz, porque mientras algunos sordos aprenden a leer bien una lengua hablada, muchos otros no tienen esa oportunidad. Me di cuenta de que me había convertido en su Biblia, pero no podían llevarme a sus casas para leerla durante la semana. Eso me llevó a la conclusión de que quizá debería plantearme dedicarme a la traducción de la Biblia. En 2007 empecé como asesor en formación. En 2014, obtuve la certificación de asesor de traducción de lenguaje de señas y, en 2016, como asesor lingüístico de lenguaje de señas.

¿Es difícil comprobar traducciones en otros lenguajes de señas?

He revisado traducciones en Kenia, Burundi, Paraguay, Chile y Estados Unidos. También he colaborado en la formación de equipos de traducción en otros países. Siempre ha sido un reto, porque nunca conoceré su lenguaje de señas tan bien como ellos, pero mi eficacia no depende de eso. Depende de lo bien que pueda comunicarme con ellos para generar confianza y servirles para que sus traducciones tengan éxito. Para las traducciones de ASL, normalmente puedo hacer más sugerencias. Sin embargo, en el caso de otros lenguajes de señas, se trata más de cómo hacer buenas preguntas para que puedan evaluar las opciones de traducción que han elegido.

¿Cuáles son los requisitos necesarios para ser consultor en lenguaje de señas?

Básicamente, los requisitos de un asesor en lenguaje de señas y de un asesor en lenguaje hablado son los mismos. Sin embargo, la diferencia radica en que un asesor en lenguaje de señas (ya sea oyente o sordo) debe ser consciente del contexto de las personas sordas, especialmente de la comunidad de traductores a la que está ayudando. Lo ideal sería que los asesores de lenguaje de señas dominaran al menos un lenguaje de señas y se esforzaran por aprender el lenguaje de señas en el que trabajan para poder comprobar directamente la traducción y comunicarse directamente con el equipo de traducción de sordos.

Stuart Thiessen y el equipo de traducción cronológica de la Biblia al ASL de Deaf Harbor muestran cómo un consultor ayuda a un equipo de traducción a resolver un problema de traducción en el video de Recursos de Traducción "Principios de traducción, Parte I".

¿Ser sordo es una ventaja para el asesor?

Normalmente es más fácil para un equipo de sordos trabajar directamente con un asesor para sordos. Los asesores sordos tienden a adquirir más fácilmente nuevos lenguajes de señas y a compartir experiencias similares a las de las personas sordas. Esto hace que sea más fácil construir puentes entre un asesor sordo y un equipo sordo.

Sin embargo, los asesores de lenguaje de señas que oyen aún son valorados. Para tener éxito, deben tener grandes habilidades interpersonales y ser capaces de conectar bien con los equipos de traducción de sordos. Con frecuencia, ya dominan al menos un lenguaje de señas y están trabajando para aprender el lenguaje de señas de ese equipo. Son culturalmente conscientes del poder que tienen como personas oyentes y de cómo tienen acceso a algunas cosas a las que las personas sordas no pueden acceder. Son cuidadosos a la hora de aprovechar ese poder de forma colaborativa para que su autoridad no vaya en detrimento del equipo. De hecho, una forma de decir esto sobre un asesor de lenguaje de señas que oye es cuando las personas sordas se olvidan de que el asesor de lenguaje de señas puede oír. Dicho todo esto, incluso cuando un asesor que oye no sabe hacer señas, las personas sordas suelen valorar sus conocimientos y experiencia porque son una oportunidad para acceder a información que las personas sordas no tienen en la actualidad.

Has utilizado la palabra "poder". Me parece muy significativa para este proceso.

Probablemente, la característica más importante para los asesores de lenguaje de signos que oyen es que comprendan el poder y el acceso que tienen como personas que oyen y lo utilicen de forma adecuada para apoyar a sus colegas sordos, de modo que estén equipados y capacitados para realizar bien su trabajo de traducción. Los asesores oyentes (o sordos) que utilizan su poder y acceso para ayudar a la traducción de la Biblia al lenguaje de señas, pero obviamente para su propia edificación, tienen menos probabilidades de tener éxito en el ministerio de colaboración con los equipos. Las personas sordas reconocerán esa diferencia. La eficacia llega cuando nos damos cuenta de que estamos ahí como servidores que quieren que el equipo tenga éxito y que el equipo sea reconocido.

¿Acaso las relaciones pueden ayudar a los equipos a manejar ese posible desequilibrio de poder?

Con mucha frecuencia, ser el último en enterarse tiene su lado negativo. Pone a las personas sordas a merced de quienes conocen esa información. A veces, eso crea un contexto en el que la gente puede utilizar ese "poder" para hacer "algo por" las personas sordas. La relación y la conexión en persona es donde suele ser más fácil identificar quién "hace por" y quién "hace con". Las personas sordas se sienten reconfortadas cuando ven a alguien que quiere hacer cosas con ellas o en colaboración con ellas. Esa conexión relacional refuerza la colaboración y la confianza.

¿Qué ha aprendido personalmente para poder aplicarlo en el futuro?

Me he dado cuenta de que esta función me exige aprender constantemente. Hay quien piensa que un asesor es alguien que ha llegado a la cima y puede dar consejos desde allí. Pero, en realidad, la asesoría de traducción tiene más que ver con la capacidad de aprender, recopilar y comunicar información sobre las preguntas que se nos plantean en la traducción. Tenemos que perfeccionar la habilidad de construir esa red de conocimientos que puede ayudarnos a servir a los equipos de traducción. Tenemos que estar preparados para desafiar continuamente nuestras suposiciones sobre cómo comunican la información las personas sordas, especialmente cuando trabajamos con un lenguaje de señas que es nuevo para nosotros.

Hoy en día, quiero ver más asesores sordos equipados y enviados, y por eso mi ministerio se está orientando más en esa dirección. Si queremos que haya más asesores, tenemos que invertir en capacitación y tutoría. Podría dedicarme solo a la asesoría, pero cuando me jubile, ¿quién vendrá detrás?

 

Testimonio: Gwen Davies y Jim Killam

Las organizaciones de la Alianza pueden descargar las imágenes de este testimonio.

Últimas actualizaciones

Ver todos los artículos

03/2024

Informando, enseñando, inspirando: Un taller en Papúa Nueva Guinea enseña a contar historias en vídeo a las comunidades lingüísticas

Un taller en Papúa Nueva Guinea enseña a contar historias en vídeo a las comunidades lingüísticas

Lea más

03/2024 A nivel mundial

Proyectándonos hacia el 2024

A medida que discurre el año, nos maravillamos de la obra de Dios en este mundo que cambia tan rápido. Esperamos con ansias las múltiples reuniones y conversaciones que buscarán unirnos más.

Lea más

01/2024 Américas

Narrar la historia bíblica

Puede que algunos se lleven una sorpresa al ver que un museo forma parte de las organizaciones de la Alianza Global Wycliffe. Sin embargo, los líderes del museo Maná comparten la pasión por inspirar a la gente a explorar la Biblia, su historia y teología.

Lea más