En y a través de una pequeña comunidad

Luego de casi 50 años de trabajo de traducción, el pueblo Barlig en la provincia de La Montaña, en Filipinas, tiene ahora la Biblia completa en su lengua materna: el finallig. Aunque haya parecido una subida larga y cuesta arriba, esta comunidad lingüística de unos seis mil hablantes perseveró en la traducción de la Biblia por su cuenta. Lo que hicieron no solo bendijo a su propia comunidad, sino que también es un ejemplo para un grupo lingüístico vecino que espera la Palabra de Dios.

La traducción de la Biblia en barlig 

Durante la celebración de la Biblia de Barlig se interpretó una danza tradicional (Foto: Ablaze Media)

Debido a la pandemia del COVID-19, la etapa final para completar la Biblia en finallig estuvo llena de desafíos. Los confinamientos en toda Filipinas dificultaron, por no decir imposibilitaron a todo el equipo, porque no conseguían papel para imprimir, y luego no podían enviar las cajas de Biblias impresas a la zona de Barlig.

Aunque un poco tarde, la celebración de la Biblia se llevó a cabo el pasado 28 de mayo de 2022.

La finalización de la Biblia en finallig necesitó mucha ayuda: el inmenso esfuerzo y compromiso de los traductores de la Biblia de Estados Unidos, Japón y Barlig, además de mucha oración, de apoyo financiero y de otro tipo de todo el mundo. Cuando los amigos y los colaboradores en el extranjero se enteraron del plan de celebración, muchos decidieron ir y compartir el gozo con el pueblo de Barlig en este día especial.

Para los habitantes de Barlig, un par de rostros conocidos destacaban entre los invitados procedentes de otras partes de Filipinas y del extranjero. Dave y Joan Ohlson (EE. UU.) fueron pioneros en el proyecto de traducción de Barlig. Dave y Joan se mudaron aquí en 1975 para comenzar a traducir luego de que David hiciera una investigación sobre el idioma en la zona de Barlig.

Dave Ohlson (segundo a la izquierda), Fukuda San (extremo derecho) y dos ancianos del pueblo de Barlig se tomaron una foto juntos tras la celebración (Foto: Facebook de Fukuda San)

En 1982, Dave se convirtió en el director del Instituto Lingüístico de Verano (SIL, por sus siglas en inglés) de Filipinas. Aunque se resienten un poco, tuvieron que dejar Barlig y el pueblo al que habían llegado a amar. Cuando estaban listos para mudarse, otra joven pareja, Takashi y Aiko Fukuda (Japón) fue asignada a Barlig para continuar el trabajo. En ese momento, los Fukuda estaban en Kadaclan, una zona lingüística vecina. Se mudaron a Barlig en el año 1984. Ese año se les unió otro traductor japonés de Wycliffe, Kiyoko Torakawa. En 1999, una pareja canadiense, Rundall y Judi Maree, fue asignada a ser los gestores del proyecto.

La fase de la Sociedad Bíblica Fialikia* (FSS)

Según Takashi (conocido como Fukuda San), la mayor parte del trabajo en Barlig lo iniciaron trabajadores expatriados antes del 2000. Luego, en el año 2003, se formó la FSS, una organización local para ocuparse del proyecto de traducción de Barlig. Nació de un consentimiento común y de una decisión importante en el año 2000: los traductores de Barlig completarían la traducción de toda la Biblia. Así, se contrató a tres traductores locales y se los entrenó para continuar con la traducción junto a Kiyoko y otros trabajadores expatriados. Cuando en el año 2004 se completó el Nuevo Testamento en finallig, la FSS comenzó a trabajar de inmediato en el Antiguo Testamento.

*Fialikia es la palabra raíz de finallig

«Durante la fase previa a la FSS, los Ohlson, los Fukuda y Kiyoko Torakawa produjeron varios libros del Nuevo y del Antiguo Testamento, y también muchos materiales de alfabetización», recordó Fukuda San. «Fueron otros traductores de lenguas los que sentaron una buena base para el futuro trabajo de los traductores de la lengua materna (TLM)».

Fukuda San se alegró de ver cómo el pueblo de Barlig abrazó su propio proyecto. También cree que los más de dos mil proyectos de traducción que quedan en el mundo se llevarán a cabo, en su mayoría, por los TLM.

«La FSS es un buen ejemplo del trabajo de los TLM», dijo Fukuda San. «Tienen un consejo de operaciones, traductores de la lengua madre y el apoyo de la comunidad. Los miembros del consejo son personas comunes, como maestros de escuelas locales, trabajadores municipales y agricultores. Los traductores también son gente común; sin embargo han cargado esta pesada responsabilidad por más de 20 años, y ahora ya se terminó toda la Biblia en el idioma de Barlig».

Las tres traductoras de Barlig (de izquierda a derecha): Meriam Challiis, Doralyn Challoy y Verónica Pinos-an, y las Biblias en finallig (Foto: Ablaze Media)

Mientras que algunas personas pueden creer que dedicar 50 años a completar una traducción es demasiado lento, Fukuda San entiende lo contrario.

«Parece que, a veces, la obra de Dios es lenta… Necesitamos pedirle al Señor [misericordia], para poder caminar cerca de él y alinearnos con él. Es su obra, no la nuestra. Somos llamados a unirnos a él en su ministerio».

La traducción de la Biblia a través de Barlig

El pueblo de Barlig ha completado la misión de traducir toda la Biblia a su lengua. Pero su trabajo no terminó.

Los kadaclan, que también viven en la zona oriental de Bontoc, hablan un idioma estrechamente relacionado con el finallig. Sin embargo, no comprenden por completo el finallig y quieren acceder a la Palabra de Dios en su propio dialecto. Los líderes de la iglesia de Kadaclan pidieron ayuda a la SFS y se les ocurrió que el Nuevo Testamento de Kadaclan se adaptará a partir de la traducción del finallig. El proyecto Kadaclan comenzó en el año 2019 con tres traductores locales que usaron el Nuevo Testamento finallig como lengua de partida. Los miembros del equipo están entusiasmados, actualmente están en la etapa de comprobación de los consultores y esperan la ceremonia de celebración que será en el año 2024.

La oración de un traductor

Al igual que el primer traductor, Dave, Fukuda San también tuvo que dejar Barlig después de servir allí unos años. Volvió a Japón para convertirse en el director de Wycliffe Japón en el año 1987, y continuó trabajando de forma remota como traductor hasta 1994. Aun así, Barlig todavia ocupa un gran lugar en su corazón. Fukuda San sigue regresando, ya que dirige las misiones a corto plazo desde Japón, y anima a orar y a apoyar el proyecto.

Ora para que la FSS continúe creciendo a medida que interactúa de forma significativa con otras iglesias y organizaciones, y para que esto ayude al pueblo de Barlig y de Kadaclan a comprometerse con las Escrituras en colaboración con las denominaciones, iglesias y organizaciones misioneras locales.

 

Testimonio: Ling Lam, Alianza Global Wycliffe

Últimas actualizaciones

Ver todos los artículos

08/2022 Africa

En Mozambique la traducción une

Incluso antes de que un solo verso se tradujera, un proyecto de traduc...

Lea más

07/2022 Philippines

El proceso de traducción de la Biblia

El proceso de traducción de la Biblia de Wycliffe Global Alliance en...

Lea más

06/2022 Europa

Las organizaciones de la Alianza continúan enfocándose en Ucrania.

En su quinto mes, la guerra sigue trastornando la vida y el ministerio...

Lea más