Aceptando el descanso

La pandemia ha obligado a muchos trabajadores multiculturales a permanecer en sus países de origen o en sus hogares, sin poder reunirse con otros miembros de sus equipos. Gran parte de su trabajo ahora se desarrolla de forma virtual. Luego de más de un año de práctica, muchos dijeron que tuvieron más reuniones y completaron más trabajo que antes. Si bien es bueno ver el progreso, el hecho de trabajar desde los hogares ha desdibujado el límite entre trabajo, familia y descanso.

Algunas personas dicen: «Descansar es prepararse para un viaje más largo que se avecina». Esto tiene sentido, especialmente para las personas reacias a tomar un descanso. Simplemente hay demasiado que hacer; el descanso parece un lujo. Sin embargo, cuando el descanso se usa como excusa para hacer más, ya no se sienten culpables.

Pero, esperen. ¿Acaso somos tan indispensables y no tenemos permitido descansar? ¿Acaso el descanso es simplemente un medio que nos prepara para trabajar más?

Ilustración: Sophia Chong

El descanso en las Escrituras

El descanso es vital para todos los seres humanos. Significa mucho más que solo renovar la energía de nuestros cuerpos y mentes. También es un concepto espiritual que impacta en nuestra relación con Dios, con los demás y con nosotros mismos. De hecho, Dios fue el primero en descansar:

«Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo. Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó…» (Génesis 2:2, 3a).

En los Evangelios vemos que Jesús a menudo se retiraba a lugares solitarios para descansar y orar, especialmente después de trabajar arduamente y antes de enfrentarse a grandes desafíos.

«Despedida la multitud, subió al monte a orar aparte; y cuando llegó la noche, estaba allí solo» (Mateo 14:23).

Como parte de la creación de Dios, deberíamos descansar con una actitud de aprecio, gratitud y alegría. El descanso nos brinda el entorno correcto y la apertura de corazón para estar con Dios, recordar su gracia y nuestro llamado. A medida que aprendemos a depender de él y no de nuestros propios esfuerzos, somos renovados por el poder del Espíritu Santo.

Un collage creado por Sineina Gela, miembro del Equipo de Oración, durante el retiro virtual. Hacer collage es un ejercicio de oración que ayuda a los participantes a meditar. Por medio de este ejercicio, Sineina reflexionó en su relación con Dios, en cómo él provee agua viva y cómo la sostiene incluso en circunstancias amenazantes.

Retiro de equipo durante la pandemia

Aunque es difícil llevar a cabo retiros de equipo durante la pandemia, algunos lograron hacerlo exitosamente. Jo Johnson, consultora de la Alianza Global Wycliffe para Promoción de la oración, habló acerca del retiro virtual que tuvieron con su equipo en enero de 2021.

«No hay nada que se compare a compartir el mismo espacio, las comidas, las historias, etc.», dice, «pero este fue un tiempo muy valioso y alentador para mí, ya que el Reino Unido estaba en una fase de COVID particularmente sombría».

El equipo de oración que Jo lidera está compuesto por cinco mujeres que ayudan a fomentar un movimiento de oración en todo el mundo, para la traducción de la Biblia y los ministerios relacionados.

Para un equipo global como el de Jo, hacer un retiro virtual no fue fácil. «No hay un ‘buen momento’ para reunirse», explica.

Las participantes del equipo viven por varias partes del mundo; desde Papúa Nueva Guinea (UTC+10) y las Filipinas (UTC+8), al Reino Unido (UTC+1), y Texas (UTC-6) y California (UTC-8) en los Estados Unidos. También estaba invitada la directora del área espiritual, del centro de Canadá (UTC-7). Finalmente, Jo eligió las 10 p.m. del Reino Unido como horario de encuentro. No era la mejor hora para ella, pero sí la mejor para acomodar a todas las demás. Con respecto a la ubicación, por causa del aislamiento en sus respectivos países, no pudieron encontrar casas de retiro en ese momento. Solo podían quedarse en sus propios hogares y reunirse por Zoom.

El equipo invitó a Karen Block, miembro del Equipo Internacional de Vida Espiritual (SIL, por sus siglas en inglés), para que dirigiera el momento devocional con Jeremías 17:5-8 como tema central. Se reunieron cuatro días seguidos durante una hora cada día. Luego pasaron tiempo durante el día orando, meditando y haciendo actividades de oración tales como dibujos, collage y poemas, mientras buscaban a Dios para ser renovadas y para pedir dirección respecto al año venidero.

Ling Lam, miembro del Equipo de Liderazgo del Área Asia-Pacífico, quedó muy agradecida por haber tenido tiempo y espacio para alejarse del ajetreo de su rutina. Disfrutó de la vista desde su habitación de hotel, que daba al Puerto Victoria, en Hong Kong. Foto: Ling Lam

«Fue una experiencia enriquecedora», dice Jo. «Quedamos maravilladas por cómo Dios nos habló, tanto individual como colectivamente». Concluimos la actividad con un claro sentido de que Dios había dicho que seríamos fortalecidas a través del descanso y la restauración en él, para fortalecer a aquellos con quienes nos relacionáramos o entráramos en contacto.

«Esto le ha dado dirección a las prioridades que hemos establecido, a las actividades en las que hemos participado e iniciado, e incluso ha influido en el lema para el Día Mundial de Oración: Fuerza para el viaje. Diría que fue una experiencia muy positiva para todas».

El descanso implica determinación

En junio de 2021, el Equipo de Liderazgo de la Alianza para Asia-Pacífico también celebró un retiro virtual de dos días. Los seis miembros del equipo permanecieron en un hotel local o en su casa, según las medidas por la pandemia en sus respectivos países. Todos, menos una mujer, participaron con sus cónyuges e incluso con sus hijos pequeños.

Al unirse al retiro por medio de Zoom desde Papúa Nueva Guinea, Australia, Indonesia, Singapur y Hong Kong, las zonas horarias aproximadas le permitieron al equipo reunirse más de dos horas cada día. Cada mañana, un miembro compartía algo de la Palabra de Dios. Luego hubo intercambio de experiencias, se oraba por los demás y también se hacían juegos divertidos. En medio de todas las actividades, había mucho tiempo libre para que todos pudieran descansar y relajarse. Uno de los miembros decidió hacer un recorrido más detenido por la localidad, otro se quedó en su casa para disfrutar de algunos programas en la televisión, y otro fue a la piscina con su esposa e hijos para divertirse. En las noches se reunían nuevamente para compartir sus reflexiones y cómo habían experimentado el descanso.

«Esta fue una experiencia única y novedosa», dice Simon Wan, director de Área de Asia-Pacífico. «La dulce camaradería entre todos y con nuestros cónyuges, la oración los unos por los otros, y el hecho de compartir de forma transparente nuestras vidas y poder relajarnos y ‘soltarnos el pelo’, por así decirlo, hizo de esta experiencia algo memorable y especial. Fuimos bendecidos con pensamientos profundos de la Palabra de Dios y podemos decir, que fuimos renovados gracias al descanso de nuestro trabajo».

Aunque el retiro virtual no tenía un tema en particular, los miembros del equipo se alentaron mutuamente para dejar deliberadamente de trabajar, disfrutar un tiempo de descanso, deleitarse y contemplar a Dios. Algunos participantes admitieron que descansar requería mucha determinación, ya que estaban muy acostumbrados a estar ocupados. Para ellos, el hecho de no chequear correos electrónicos fue una decisión intencional, difícil de tomar.

Dios ordenó tanto el trabajo como el descanso. Aunque el mundo nunca se detiene por nosotros, como seres humanos necesitamos parar de trabajar con regularidad. Como cristianos, podemos hacer una pausa en nuestro trabajo por fe, para aceptar las ricas recompensas que vienen gracias al descanso dado por Dios.

Historia: Ling Lam, Alianza Global Wycliffe

Las organizaciones de la Alianza continúan enfocándose en Ucrania.

En su quinto mes, la guerra sigue trastornando la ...

Lee mas

Poner la mesa

En doce países, las mesas de traducción de la Biblia alimentan una colaboración sin precedentes.

Lee mas

La traducción de la Biblia y la Iglesia.

La iglesia mundial no es solo un agente de traducción de la Biblia. En un panorama más amplio, la iglesia es el objetivo de la traducción de la Biblia.

Lee mas